Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINÁRIO DE ÉTICA EN EL GERENCIAMIENTO DE LA SALUD ROMA 2018.
Se desarrollará en la ciudad de Vaticano, destinado a crear el concepto de la bioética en la toma de decisiones en los gerenciadores del sistema de salud.

Pre-Inscripción y más información >>
¿A menos biodiversidad, más enfermedades infecciosas?

Lunes 6 Diciembre, 2010 en  Medio Ambiente

La menor presencia de especies en un ecosistema parece estar asociada a una mayor extensión de enfermedades infecciosas, según una revisión de la literatura científica al respecto que acaba de publicar la revista ‘Nature’. (ElMundo.es) La pérdida de biodiversidad, uno de los mayores problemas ecológicos del momento, puede tener un efecto negativo con el que(...)

La menor presencia de especies en un ecosistema parece estar asociada a una mayor extensión de enfermedades infecciosas, según una revisión de la literatura científica al respecto que acaba de publicar la revista ‘Nature’.

(ElMundo.es) La pérdida de biodiversidad, uno de los mayores problemas ecológicos del momento, puede tener un efecto negativo con el que hasta ahora no se había contado. Esa menor presencia de especies en un ecosistema parece estar asociada a una mayor extensión de enfermedades infecciosas, según una revisión de la literatura científica al respecto que acaba de publicar la revista ‘Nature’.

Hay varios mecanismos por los que una mayor o menor biodiversidad pueden provocar un impacto en la propagación de microorganismos. En principio, lo único que está claro es que el efecto de la pérdida de especies altera el ecosistema en que éstas viven, de forma que la transmisión de patógenos entre ellas también se ve afectada.

En teoría, esta variación podría traducirse en un aumento o bien en una reducción de los contagios. Pero, por un motivo u otro, la desaparición de animales y plantas suele ir acompañada de una mayor incidencia de infecciones, según han revelado Felicia Kessing, del Bard College en Annadale (Nueva York) y sus colegas.

Algunos ejemplos que relatan en su informe son el virus del Nilo, una infección transmitida por mosquitos que se ha extendido desde África hasta EEUU, o el síndrome pulmonar por hantavirus, una dolencia respiratoria que se contagia de ratones a humanos.

En ambos casos, la expansión de los patógenos ha estado vinculada a la pérdida de especies: una menor diversidad de aves, que transmiten el patógeno a los mosquitos, ha acompañado al aumento de contagios de Virus del Nilo; mientras que el mayor riesgo de contraer un hantavirus está relacionado con la desaparición de pequeños mamíferos.

Lo que ha ocurrido en estos y otros casos similares es que las especies desaparecidas eran menos susceptibles de convertirse en huéspedes de los agentes infecciosos. Por el contrario, las que sobreviven a la pérdida de biodiversidad parecen ser las que más eficazmente transportan y expanden enfermedades. El resultado es que aumenta la densidad de las especies portadoras, lo que incrementa, a su vez, la posibilidad de contagios.

“En varios de los casos estudiados, las especies más dadas a desaparecer de los ecosistemas por la pérdida de biodiversidad eran las más propicias a reducir la transmisión de patógenos”, indican los investigadores. Para ilustrar el papel que juegan las distintas especies en la propagación de enfermedades, los investigadores citan otro ejemplo: en Virginia (EEUU), los ratones de pies blancos conviven con otras criaturas llamadas ‘opossum’ o zarigüeyas (marsupiales americanos). A ambos ataca la garrapata de patas negras, que contagia la enfermedad de Lyme con sus mordiscos.

Este parásito, a su vez, entra en contacto con la bacteria patógena al alimentarse de su huésped. La diferencia es que los ‘opossum’ saben despulgarse y deshacerse de ellas, mientras que los ratones no. El resultado es que los marsupiales no sólo portan menos garrapatas, sino que aquellas a las que alimentan tienen menos posibilidades de entrar en contacto con la bacteria.

Por el contrario, los ratones de pies blancos son un campo abonado para la propagación de parásitos, y las garrapatas que se nutren de ellos acaban casi siempre infectándose con la bacteria.

Es decir, los ‘opossum’ ayudan a controlar la infección, porque atraen a los parásitos pero los matan o los mantienen libres de infecciones. Los ratones, por el contrario, sólo contribuyen a su propagación. “A medida que se pierde biodiversidad, el huésped con un fuerte efecto de absorción -el ‘opssum’- desaparece, mientras que el huésped con un poderoso efecto amplificador -el ratón- permanece”, señalan los investigadores.


NOTAS DESTACADAS
“Hace 30 años había tres o cuatro mamógrafos”, pero ahora se han multiplicado en todo el país, informó Luongo, en el marco del acto por el 30.º aniversario de la organización, realizado este lunes 12 en la Torre Ejecutiva.
Sólo el 53% de los chicos de entre 13 meses y 4 años que hasta fin de mes deben recibir una dosis extra de la vacuna contra el sarampión accedió a la protección.
En la Universidad ISALUD, se realizó la presentación de la 8° Actualización de la Estimación del Gasto Necesario para Garantizar la Cobertura del Programa Médico Obligatorio, trabajo realizado por Prosanity Consulting y la Universidad.
El Grupo de Medicina Privada SanCor Salud abrió un nuevo Centro de Atención Regional en la ciudad de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires.
El 90% de los afectados padecen de diabetes tipo 2, que se debe a un estilo de vida poco saludable. Fundación Barceló se suma al lema “Familia y diabetes” y busca concientizar a los familiares sobre la importancia de la prevención.
NOTAS PUBLICADAS
rehabilitacion_3
Junto a autoridades de la Agencia Nacional de Discapacidad, el Secretario de Gobierno de Salud de la Nación destacó que la inclusión de las personas con discapacidad está fuertemente alineada con la ampliación de la cobertura efectiva de salud.
marcador
Los investigadores dilucidaron el rol determinante de la fosfotidilcolina, que es el fosfolípido más común en los tejidos humanos, en el desequilibrio de la cascada de la coagulación, lo cual resulta en el dengue hemorrágico.
investigación
Construidas mediante la estrategia “Bottom up”, las células sintéticas y otras creaciones comienzan a unirse y pronto podrían poner a prueba los límites de la vida.
Sin título
En la Academia Nacional de Medicina, se presentó este importante texto digital que estudia integralmente, en sus cuarenta capítulos, esta estrategia aceptada y recomendada para los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030.
DESTACADOS DE HOY