Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINARIO SOBRE POLÍTICAS DE SALUD. “SALUD PARA TODOS. UNA NECESIDAD, UN DESAFÍO”
A desarrollarse el jueves 11 de Agosto en el Aula Magna de la Academia Nacional de Medicina, sita en Av. Gral. Las Heras 3092, Ciudad de Buenos Aires.

Habrá dos importantes conferencias brindadas por el Ministro de Salud de la Nación Dr Jorge Lemus y por el Superintendente de Servicios de Salud Luis Scervino.
El Dr. Lemus hablará sobre el Plan Nacional de Salud y el Dr. Scervino hará un análisis de situación de la seguridad social y la medicina privada.

INFORMES E INSCRIPCIÓN: Av. L. N. Alem 1067 Piso 12 CABA. Tel. 0810-333-3673. Lunes a Viernes de 12 a 19 hs.

INSCRIPCIÓN LIBRE
DESCARGAR PROGRAMA >>
“A la Ley de Salud Mental le falta claridad y certeza conceptual”

Jueves 25 Agosto, 2011 en  Actualidad

El Dr. César Lucchetti, psiquiatra y director de la Clínica Las Heras opinó sobre la medida sancionada en noviembre del año pasado y que está por reglamentarse en los próximos días. Remarcó que la iniciativa “tiene luces y sombras”.

El 26 de noviembre del 2010, el Senado de la Nación, sancionó la nueva ley de salud mental generando un cambio de paradigma, que entiende a las personas con problemas mentales como sujeto de derechos.

Consenso Salud entrevistó el psiquiatra César Lucchetti, director de la Clínica Las Heras, para que brinde su opinión sobre la iniciativa, que está pronta a reglamentarse.

-Usted preside la Clínica Las Heras

-Sí, la clínica Las Heras está trabajando desde el año 1983, con mucha trayectoria en Buenos Aires. Yo me hice cargo en 2006. El número de camas es el recomendado por los organismos internacionales que rondan en un total de entre 35 y 38 camas, eso permite trabajar de una forma muy distinta, y dar una atención bien personalizada. Trabajamos con un modelo de atención comunitario y de internación breve.

-Teniendo en cuenta la reglamentación de la Ley de Salud Mental, ¿qué opina de la misma?

-Esta nueva ley asocia la internación con la restricción de la libertad y está muy concentrada en el derecho del paciente, lo que es una visión idealizada e ingenua, y más si se piensa que la comunidad está preparada para dar los recursos de contención. Se entiende que la internación psiquiátrica tiene que ver con la intensidad y la especificidad del tratamiento. Esta ley tiene luces y sombras. Las sombras son la falta de claridad y la falta de certeza en algunos conceptos. Pero que el paciente sea atendido como un sujeto que tiene derechos es algo correcto.

-La ley resalta por sobre todo el derecho humano

-Esta es en sí una ley de derechos humanos. El objeto es proteger los derechos del usuario. No se nombra en ningún momento la palabra paciente y tampoco el concepto de enfermedad mental.

-¿Por qué ocurre esto?

-Es una cuestión ideológica. El concepto utilizado es el de padecimiento, lo que es un tema riesgoso, porque se relaciona con enfermedad y dolencia. Pero es importante tener en cuenta que no toda dolencia es una enfermedad, entonces puede ocurrir que se medique una dolencia que no es una enfermedad. Esto ocurre, por ejemplo, en la actualidad donde se empieza a medicar por una angustia, un duelo, etc. La gente cada vez tolera menos y esto lleva a un aumento del consumo de servicios de salud mental.

-¿Cuál es el punto más problemático de la ley a su entender?

-La ingenuidad de pensar que no hay enfermedad mental, deterioro e incapacidad. La ley no quiere caer en la discriminación, pero así se caerá en el abandono y en la falta de cuidado. Estoy de acuerdo en que el paciente tiene que estar inserto en la sociedad, pero con una especificidad y una protección que tenga en cuenta ciertos términos técnicos. Algo que tampoco está explícito es lo que tiene que ver con la necesidad de una reforma de la atención psiquiátrica.

-De ahora en más en cada decisión va a intervenir un equipo interdisciplinario

-Exacto, el psiquiatra no va a poder actuar sólo y eso es bienvenido, para nosotros es mejor. La decisión de ahora en más va a ser colegiada y hay una democratización del sentido de autoridad. Para la internación tiene que haber dos firmas y una de las dos tiene que ser de un psiquiatra o de un psicólogo. O sea que la internación psiquiátrica puede no requerir la aprobación del psiquiatra. Faltaría desarrollar cómo van a ser las alternativas a la internación. No hay claridad ni innovación en este punto.

-¿Cree que esto va a facilitar el trabajo?

-No creo que con esta interdisciplinariedad nos vayamos a poner de acuerdo fácilmente, cuando a veces hay cuestiones de urgencia por resolver como el suicidio y la violencia. El concepto de interdisciplina teóricamente es complicado y en la práctica también lo va a ser. En la ley no hay un concepto de jefe de equipo, pero cuando se presente una posible mala praxis ¿cómo se van a dirimir las responsabilidades civiles y penales? ¿Y cuando haya disenso? A pesar de esto, creo que es el camino a transitar, es una oportunidad para que la psiquiatría vuelva a estar en un lugar de la medicina. Debería servir para terminar con el estigma que tienen los pacientes y los profesionales.

-¿Siente que esta ley culpa un poco a los psiquiatras?

-Totalmente. La ley lo que dice es que hay que protegerse de la acción del psiquiatra y de las instituciones.  

-Esta ley no implica cierre de establecimientos psiquiátricos

-No, pero se tienen que reformar siguiendo los principios de la ley. Lo que sí afirma es que no puede haber creación de nuevos psiquiátricos. Y además las internaciones se tendrán que hacer en hospitales generales, cosa que me parece correcto. La internación tiene que estar en un sistema de atención médica, no tiene que estar apartada, pero sí diferenciada, porque tiene una especificidad especial. Hay algo que también omite la ley que tiene que ver con no entender la importancia del tratamiento institucional. Lo clave que es la ayuda para descomprimir situaciones familiares, y eso es borrar de un plumazo 100 años de desarrollo del tratamiento institucional. Lo que cura es el medio, la interacción con el resto de los pacientes, con los profesionales y la importancia de la comunidad terapéutica. El paciente no se cura sólo con la medicación.

-¿Esta ley implicará mayor presupuesto para el área?

-Sí, la ley prevé un aumento del 10% en tres años. Conozco la experiencia chilena, donde empezaron en el año 1998 y querían llegar al 5% en diez años. Ahora estaban en un 3,5%. En Argentina es una pretensión que ojalá se pueda lograr. Hay varios estudios de la Organización Mundial de la Salud que dicen que en los países de bajos ingresos el 1,5% del presupuesto está destinado a salud mental, mientras que en países desarrollados el promedio es del 7%. Pero hay que aclarar que el hecho de tener más presupuesto no significa que va a mejorar la calidad en la prestación, y se puede malgastar dinero si no hay gente formada en psiquiatría comunitaria.

-¿La ley es aplicable en la actualidad?

-Hay que pensar que las reformas de este tipo llevan 10 años como mínimo. Requiere más esfuerzo y un mayor gasto. Hay que preguntarse también qué comunidad tiene los recursos para aceptar solidariamente a la persona que tiene un déficit. Los pacientes tienen también un nivel de co-morbilidad médica muy importante. Tienden a padecer más enfermedades, porque no hacen caso al consejo médico, no tienen hábitos de cuidado  y suelen abandonarse.  Esta cuestión de que haya más facilidad para que las internaciones sean voluntarias me parece bien, pero hay casos en los que el paciente puede llegar al suicidio o ponerse violento. Pasan a ser instituciones de puerta giratoria.

-¿Cómo fue recibida la ley en el ámbito psiquiátrico?

-En el ámbito psiquiátrico fue recibida con resistencia, porque es una ley antipsiquiátrica. El concepto es que hay que protegerse del psiquiatra. Además, ninguna asociación de psiquiatría tuvo la posibilidad de intervenir para opinar de esta ley. No nos trataron bien, pero antes tampoco estábamos bien. Insisto con que podría haber sido una ley más clara, más honesta intelectualmente y más útil.


NOTAS DESTACADAS
El Ministerio de Salud de la Nación destinará cerca de 13 millones de dólares para mejorar la detección temprana y el acceso a tratamientos adecuados para las personas con dicha enfermedad.
Convertida ya en una tradición de la Fundación ISALUD, la entrega es un reconocimiento al compromiso de aquellas personas e instituciones que hayan desarrollado actividades o acciones trascendentes en áreas de la salud.
La conmemoración abarca del 13 al 17 de noviembre y responde a una iniciativa que UNICEF y el Ministerio de Salud nacional llevan a cabo por octavo año consecutivo.
La semana mundial de concientización sobre el uso de antibióticos 2017, que se conmemora del 13 al 19 de noviembre, tiene por lema «pida consejo a un profesional de salud antes de tomar antibióticos».
El descubrimiento abre nuevas líneas para la fabricación de fármacos para problemas relacionados con la coagulación.
La Confederación Médica formó parte del debate en torno a la relación médico-paciente, agresiones y condiciones laborales junto a representantes de 17 países de Iberoamérica.
NOTAS PUBLICADAS
médico
Las provincias de Argentina, así como la Ciudad de Buenos Aires , se comprometieron a avanzar en la regionalización de la atención perinatal con el fin de mejorar el funcionamiento y reducir los indicadores de mortalidad materna y neonatal.
Representantes de todas las entidades de salud1
El titular de la Confederación Médica participó de la presentación de la iniciativa impulsada por la Dra. Miriam Gallardo en la Cámara de Diputados que postula la instauración del 2 de junio como fecha de reflexión y concientización en homenaje al Dr. Manuel Francisco Farías Rojas.
cirugia
El protocolo que estipula las acciones que deben observar los integrantes de fuerzas policiales en el proceso de ablación e implante de órganos será analizado el miércoles 22 en Lanús.
neuronas
Organizan la Academia Nacional de Medicina, la Fundación Delfina Baratelli y Fundación Lautaro te Necesita-Leucodistrofias. La cita es el próximo viernes 1 de diciembre.
DESTACADOS DE HOY