Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINÁRIO DE ÉTICA EN EL GERENCIAMIENTO DE LA SALUD ROMA 2018.
Se desarrollará en la ciudad de Vaticano, destinado a crear el concepto de la bioética en la toma de decisiones en los gerenciadores del sistema de salud.

Pre-Inscripción y más información >>
“A la Ley de Salud Mental le falta claridad y certeza conceptual”

Jueves 25 Agosto, 2011 en  Actualidad

El Dr. César Lucchetti, psiquiatra y director de la Clínica Las Heras opinó sobre la medida sancionada en noviembre del año pasado y que está por reglamentarse en los próximos días. Remarcó que la iniciativa “tiene luces y sombras”.

El 26 de noviembre del 2010, el Senado de la Nación, sancionó la nueva ley de salud mental generando un cambio de paradigma, que entiende a las personas con problemas mentales como sujeto de derechos.

Consenso Salud entrevistó el psiquiatra César Lucchetti, director de la Clínica Las Heras, para que brinde su opinión sobre la iniciativa, que está pronta a reglamentarse.

-Usted preside la Clínica Las Heras

-Sí, la clínica Las Heras está trabajando desde el año 1983, con mucha trayectoria en Buenos Aires. Yo me hice cargo en 2006. El número de camas es el recomendado por los organismos internacionales que rondan en un total de entre 35 y 38 camas, eso permite trabajar de una forma muy distinta, y dar una atención bien personalizada. Trabajamos con un modelo de atención comunitario y de internación breve.

-Teniendo en cuenta la reglamentación de la Ley de Salud Mental, ¿qué opina de la misma?

-Esta nueva ley asocia la internación con la restricción de la libertad y está muy concentrada en el derecho del paciente, lo que es una visión idealizada e ingenua, y más si se piensa que la comunidad está preparada para dar los recursos de contención. Se entiende que la internación psiquiátrica tiene que ver con la intensidad y la especificidad del tratamiento. Esta ley tiene luces y sombras. Las sombras son la falta de claridad y la falta de certeza en algunos conceptos. Pero que el paciente sea atendido como un sujeto que tiene derechos es algo correcto.

-La ley resalta por sobre todo el derecho humano

-Esta es en sí una ley de derechos humanos. El objeto es proteger los derechos del usuario. No se nombra en ningún momento la palabra paciente y tampoco el concepto de enfermedad mental.

-¿Por qué ocurre esto?

-Es una cuestión ideológica. El concepto utilizado es el de padecimiento, lo que es un tema riesgoso, porque se relaciona con enfermedad y dolencia. Pero es importante tener en cuenta que no toda dolencia es una enfermedad, entonces puede ocurrir que se medique una dolencia que no es una enfermedad. Esto ocurre, por ejemplo, en la actualidad donde se empieza a medicar por una angustia, un duelo, etc. La gente cada vez tolera menos y esto lleva a un aumento del consumo de servicios de salud mental.

-¿Cuál es el punto más problemático de la ley a su entender?

-La ingenuidad de pensar que no hay enfermedad mental, deterioro e incapacidad. La ley no quiere caer en la discriminación, pero así se caerá en el abandono y en la falta de cuidado. Estoy de acuerdo en que el paciente tiene que estar inserto en la sociedad, pero con una especificidad y una protección que tenga en cuenta ciertos términos técnicos. Algo que tampoco está explícito es lo que tiene que ver con la necesidad de una reforma de la atención psiquiátrica.

-De ahora en más en cada decisión va a intervenir un equipo interdisciplinario

-Exacto, el psiquiatra no va a poder actuar sólo y eso es bienvenido, para nosotros es mejor. La decisión de ahora en más va a ser colegiada y hay una democratización del sentido de autoridad. Para la internación tiene que haber dos firmas y una de las dos tiene que ser de un psiquiatra o de un psicólogo. O sea que la internación psiquiátrica puede no requerir la aprobación del psiquiatra. Faltaría desarrollar cómo van a ser las alternativas a la internación. No hay claridad ni innovación en este punto.

-¿Cree que esto va a facilitar el trabajo?

-No creo que con esta interdisciplinariedad nos vayamos a poner de acuerdo fácilmente, cuando a veces hay cuestiones de urgencia por resolver como el suicidio y la violencia. El concepto de interdisciplina teóricamente es complicado y en la práctica también lo va a ser. En la ley no hay un concepto de jefe de equipo, pero cuando se presente una posible mala praxis ¿cómo se van a dirimir las responsabilidades civiles y penales? ¿Y cuando haya disenso? A pesar de esto, creo que es el camino a transitar, es una oportunidad para que la psiquiatría vuelva a estar en un lugar de la medicina. Debería servir para terminar con el estigma que tienen los pacientes y los profesionales.

-¿Siente que esta ley culpa un poco a los psiquiatras?

-Totalmente. La ley lo que dice es que hay que protegerse de la acción del psiquiatra y de las instituciones.  

-Esta ley no implica cierre de establecimientos psiquiátricos

-No, pero se tienen que reformar siguiendo los principios de la ley. Lo que sí afirma es que no puede haber creación de nuevos psiquiátricos. Y además las internaciones se tendrán que hacer en hospitales generales, cosa que me parece correcto. La internación tiene que estar en un sistema de atención médica, no tiene que estar apartada, pero sí diferenciada, porque tiene una especificidad especial. Hay algo que también omite la ley que tiene que ver con no entender la importancia del tratamiento institucional. Lo clave que es la ayuda para descomprimir situaciones familiares, y eso es borrar de un plumazo 100 años de desarrollo del tratamiento institucional. Lo que cura es el medio, la interacción con el resto de los pacientes, con los profesionales y la importancia de la comunidad terapéutica. El paciente no se cura sólo con la medicación.

-¿Esta ley implicará mayor presupuesto para el área?

-Sí, la ley prevé un aumento del 10% en tres años. Conozco la experiencia chilena, donde empezaron en el año 1998 y querían llegar al 5% en diez años. Ahora estaban en un 3,5%. En Argentina es una pretensión que ojalá se pueda lograr. Hay varios estudios de la Organización Mundial de la Salud que dicen que en los países de bajos ingresos el 1,5% del presupuesto está destinado a salud mental, mientras que en países desarrollados el promedio es del 7%. Pero hay que aclarar que el hecho de tener más presupuesto no significa que va a mejorar la calidad en la prestación, y se puede malgastar dinero si no hay gente formada en psiquiatría comunitaria.

-¿La ley es aplicable en la actualidad?

-Hay que pensar que las reformas de este tipo llevan 10 años como mínimo. Requiere más esfuerzo y un mayor gasto. Hay que preguntarse también qué comunidad tiene los recursos para aceptar solidariamente a la persona que tiene un déficit. Los pacientes tienen también un nivel de co-morbilidad médica muy importante. Tienden a padecer más enfermedades, porque no hacen caso al consejo médico, no tienen hábitos de cuidado  y suelen abandonarse.  Esta cuestión de que haya más facilidad para que las internaciones sean voluntarias me parece bien, pero hay casos en los que el paciente puede llegar al suicidio o ponerse violento. Pasan a ser instituciones de puerta giratoria.

-¿Cómo fue recibida la ley en el ámbito psiquiátrico?

-En el ámbito psiquiátrico fue recibida con resistencia, porque es una ley antipsiquiátrica. El concepto es que hay que protegerse del psiquiatra. Además, ninguna asociación de psiquiatría tuvo la posibilidad de intervenir para opinar de esta ley. No nos trataron bien, pero antes tampoco estábamos bien. Insisto con que podría haber sido una ley más clara, más honesta intelectualmente y más útil.


NOTAS DESTACADAS
De esta manera, la red de atención se amplía a 29 sucursales que ofrecen la más amplia gama de Planes a la medida de las necesidades de sus 385.000 beneficiarios.
Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en Argentina tanto en hombres como mujeres. Se calcula que en nuestro país hay alrededor de 40 mil infartos al año.
Un informe reciente de la Organización Panamericana de la Salud revela que Argentina tiene una de las tasas más bajas de enfermeros por habitante de la región, con 4,24 enfermeros cada 10.000 habitantes.
La propuesta resultó elegida por un jurado integrado por especialistas de los sectores científico, productivo y gubernamental, tras una ronda de presentaciones comerciales –o pitching, en inglés– de doce proyectos preseleccionados.
Se realizará en Buenos Aires del 18 al 20 de octubre el 44º Congreso Argentino de Cardiología, la reunión científica más importante de habla hispana en el área cardiovascular.
Más de 150 profesionales del área de hemoterapia participaron del 31° Encuentro para la Organización y Administración de la Hemoterapia en la Provincia de Buenos Aires, que se desarrolló en la ciudad de Mar del Plata del 3 al 5 de octubre.
NOTAS PUBLICADAS
corazon-sano
Los investigadores han señalado que los hallazgos podrían llevar a utilizar medicamentos para tratar e incluso para prevenir la insuficiencia cardiaca en pacientes con diabetes.
same
Instructores del Grupo de Intervenciones Especiales (GIE) del SAME Provincia capacitaron hoy a más de 100 personas de las áreas de salud, seguridad y defensa civil de dicho municipio.
INVESTIGACION-18
Este trabajo ha identificado que las células dendríticas, además de ser esenciales para dirigir la respuesta específica de los linfocitos T, también pueden controlar la infiltración de los neutrófilos en los tejidos.
prevención
Representantes de la Asociación Civil Remeras Rosas La Plata realizaron una charla testimonial abierta en la sede central de IOMA, de la que también participaron profesionales de la Unidad de Prevención y Promoción de la Salud de la obra social.
DESTACADOS DE HOY