Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINARIO SOBRE POLÍTICAS DE SALUD. “SALUD PARA TODOS. UNA NECESIDAD, UN DESAFÍO”
A desarrollarse el jueves 11 de Agosto en el Aula Magna de la Academia Nacional de Medicina, sita en Av. Gral. Las Heras 3092, Ciudad de Buenos Aires.

Habrá dos importantes conferencias brindadas por el Ministro de Salud de la Nación Dr Jorge Lemus y por el Superintendente de Servicios de Salud Luis Scervino.
El Dr. Lemus hablará sobre el Plan Nacional de Salud y el Dr. Scervino hará un análisis de situación de la seguridad social y la medicina privada.

INFORMES E INSCRIPCIÓN: Av. L. N. Alem 1067 Piso 12 CABA. Tel. 0810-333-3673. Lunes a Viernes de 12 a 19 hs.

INSCRIPCIÓN LIBRE
DESCARGAR PROGRAMA >>
“Descansaba cambiando de tarea”

Martes 28 Junio, 2011 en  Charlas de Quirófano

Esa frase solía escucharse de Bernardo H. Houssay. Así se describe un valioso rasgo de su personalidad. Su incansable amor por la investigación le valió el premio Nobel.

Bernardo H. Houssay, nacido el 10 de abril de 1887 egresó como bachiller con las mejores calificaciones a los 13 años de edad, después de haber pasado, en solo cinco meses, el tercer grado a primer año.

Su ingreso a la carrera de Farmacia a los 14 años no extrañó tanto como la facilidad con que aprendía y con que expresaba lo que había aprendido. Farmacéutico a los 17 años, inició sus estudios de Medicina trabajando simultáneamente como técnico de farmacia en el Hospital Francés y poco después en la Farmacia del Hospital de Clínicas.

Su actividad laboral y dieciocho meses de servicio militar demoraron sin duda sus estudios, desarrollados en siete años, pero tampoco en la Facultad de Medicina pasó desapercibido.

Sus compañeros recuerdan que “los exámenes que rendía Houssay eran tan brillantes que concitaban nuestra curiosidad y no olvido cómo entre nosotros se decía “mañana da examen el francés”, que así lo llamábamos aludiendo al origen de sus padres, y allí nos reuníamos un buen grupo de condiscípulos para presenciar su prueba”

En 1908 ingresó por concurso como ayudante de trabajos prácticos en la cátedra de Fisiología, donde tenía a su cargo la publicación de las clases dictadas por su titular, el doctor Piñero. Apenas recibido de médico, en 1911, fue nombrado profesor de Fisiología de la Facultad de Veterinaria, donde instaló un rudimentario laboratorio en un enorme galpón, sin luz eléctrica y calentado a brasero y superposición de ropas de abrigo.

Primeros pasos en la ciencia

En esos años, la glándula hipófisis, mal llamada pituitaria, era muy poco conocida. Su tesis doctoral sobre “La acción fisiológica de los extractos hipofisarios” fue el primer tratado de endocrinología del mundo, por lo que la facultad le regaló mil ejemplares que se distribuyeron en todas las escuelas de medicina del exterior e hicieron famoso a su autor. Además, esa tesis le valió el premio ‘Facultad de Ciencias Médicas” y fue el punto de partida de la investigación científica por el método experimental en nuestro país.

Entre 1911 y 1919 ejerció la medicina clínica en el Hospital Alvear y en su consultorio privado; dictó su cátedra en la Facultad de Veterinaria y desde 1915 integró el cuerpo de investigadores del Instituto Bacteriológico, organismo oficial dedicado a la preparación de sueros y vacunas. Tanta actividad lo obligaba, claro, a comenzar su día a las 5 de la mañana. Pero en 1919 ganó por concurso la titularidad de la Cátedra de Fisiología de la Facultad de Medicina y poco después consiguió del Consejo Directivo de esa facultad la creación del Instituto de Fisiología y la figura de profesor full-time, condición largamente anhelada por Houssay. Este Instituto fue su laboratorio de enseñanza e investigación con la posibilidad para los alumnos de tener profesor y personal docente con dedicación exclusiva.

Toda una revolución para la época y un considerable deterioro para la economía personal de Houssay, que debió abandonar su consultorio para dedicarse de lleno a su nueva tarea, porque, como él decía, “el soplete, aplicado en un punto, perfora, pasado sobre la superficie, apenas entibia”.

Resonancia internacional

El Instituto de Fisiología pronto alcanzó resonancia internacional. Al decir del eminente fisiólogo estadounidense Carlson, “Houssay puso a la Argentina en el mapa mundial de la Fisiología”. En ese Instituto comenzó una etapa brillante de las ciencias argentinas. Houssay supo encontrar a los mejor dotados, intelectual y moralmente, para formarlos en una ciencia básica cuyo desarrollo, decía convencido, beneficiaría a la medicina, criterio que no compartían muchos de sus colegas, pues no entendían “por qué prefería la locura de enterrarse en el laboratorio aguantando malos olores para tener el placer de ver bailar las patas de una rana. Además, sus trabajos no permitían ver utilidad práctica inmediata En ese instituto—cátedra, se enseñaba fisiología a estudiantes de medicina, farmacia y odontología, pero, al decir de Virgilio Foglia, uno de sus alumnos y posteriormente dilecto colaborador “entre las tres carreras sumaban mil estudiantes (…) ya que todas tenían el mismo profesor. Houssay sostenía que la enseñanza no tenía que ser teórica sino también práctica, por eso mostraba experimentos y trataba, en lo posible, que los alumnos pudieran realizarlos. Pero para atender a mil estudiantes tenía sólo tres ayudantes.

Por supuesto eso no funcionaba. Lo solucionó organizando un concurso entre los alumnos del año correspondiente, entre los cuales elegía a veinte. El enseñaba a esos veinte y éstos a su vez a sus compañeros”~. Años después, un aumento del presupuesto le permitió a Houssay nombrar veinte ayudantes rentados. Allí comenzó su carrera de investigador el doctor Foglia y muchos otros discípulos entre los que descollaron Eduardo Braun Menéndez y Luis Federico Leloir.

Según su propia definición “descansaba cambiando de tarea”.

La Fundación Juan B. Sauberán impulsó la creación del Instituto de Biología y Medicina Experimental, que debería establecer un centro de investigaciones científicas desinteresadas, da carácter privado e independiente de los recursos y la dirección del gobierno o de sus dependencias. Instalado bastante precariamente en una vieja casona de la calle Costa Rica, allí trabajó desde 1944. Al año siguiente una amnistía lo repuso por unos meses en su cátedra, pero rápidamente fue invitado a acogerse ‘a los beneficios de la jubilación” siete años antes de llegar a la edad reglamentaria.

El 27 de octubre de 1947 lo sorprendió el telegrama que le informaba que había ganado el Premio Nobel de Medicina o Fisiología por sus contribuciones científicas en el “papel de la hipófisis en la regulación del metabolismo de los hidratos de carbono”. El premio fue compartido con los esposos Cori, científicos estadounidenses que investigaban también el metabolismo de los hidratos de carbono.

Descubrimientos científicos

Nada era ajeno a la curiosidad de Houssay en el momento de encarar una nueva investigación. Su interés primordial fue la Fisiología, muy especialmente en el campo de la endocrinología y el metabolismo, pero investigó también en áreas como la neurofisiologia, sangre e inmunidad, respiración, digestión y función renal, hasta llegar a 70 líneas de investigación simultáneas. Vamos a repasar tres de estas líneas, con resultados felices y de trascendencia internacional.

La hipertensina. Bajo la dirección de Houssay se continuaron los experimentos de Harry Golbatt que había descubierto que la obstrucción de la arteria renal en los perros producía una hipertensión permanente. Injertando uno de esos riñones obstruidos a un perro sano, se observaba en éste un aumento de la presión arterial, lo que probaba que debía existir alguna sustancia generada por el riñón obstruido que, volcada a la sangre, producía el aumento de la presión arterial. Un equipo integrado por los doctores Fascioli, Braun Menéndez, Leloir, Muñoz y Taquini encontró esa sustancia: la renina, una proteína de origen renal, que actuando sobre otra proteína de la sangre determina la producción de un polipéptido, responsable del aumento de la presión arterial, al que llamaron hiperterama.

Pero un grupo de investiga dores del laboratorio Eli Lilly de Indianápolis, conducidos por el doctor Page, poco después publict5 las mismas conclusiones proponiendo el nombre de anqiotonina. Mediante una reunión entre Page y Braun Menéndez, se llegó a un nombre de compromiso: angiotensiria. Hacemos hincapié en esta investigación, porque hasta el día de hoy, todos los productos farmacéuticos destinados a combatir la hipertensión se basan en este descubrimiento, que data de 1939.

Test de embarazo. El equipo que conducía el doctor Galli Mainini , descubrió que inyectando gonadotrofina (presente en la orina de la mujer embarazada) a un sapo macho, éste ibera espermatozoides que pasan a la orina y se pueden detectar fácilmente. Este test se utilizó durante muchos años en todo el mundo.

El premio Nobel

Sí bien la comunicación del Real Instituto Carolino Médico-Quirúrgico que le concedió el Premio Nobel hizo mención a sus estudios sobre la hipófisis (en realidad mencionó la pituitaria, cosa que Houssay rechazó de plano), en realidad se estaba concediendo el premio a toda una trayectoria científica, impresionante por la diversidad y trascendencia de los trabajos que, además de la hipófisis, hicieron fuerte hincapié en la función del páncreas y el estudio de la diabetes.


NOTAS DESTACADAS
El 5 de febrero de 1958 se creó el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), ente autárquico dedicado a promover la investigación científica y tecnológica del país.
Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) por las altas temperaturas, que rondarán entre los 30° y 37°, distintas regiones del país se encuentran bajo alertas amarillo y naranja.
Hubo un brote de diarrea y colapsaron los hospitales. Los evacuados son más de diez mil.
Los tratamientos exitosos son mucho más frecuentes en los países ricos que en los pobres. A esas conclusiones arribó un macroestudio internacional que es el mayor hecho hasta el momento, con datos de 37,5 millones de niños y adultos.
El cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el mundo, y se prevé que el número de casos aumente de forma importante en los próximos 20 años.
La bacteria Mycobacterium leprae se ha vuelto más resistente a los medicamentos después de desarrollar nuevos genes que apuntan a mecanismos previamente desconocidos.
NOTAS PUBLICADAS
impresora-3d-medicamentos
En Advanced Functional Materials los investigadores han desarrollado una técnica de impresión que utiliza células y moléculas que normalmente se encuentran en los tejidos naturales, para crear construcciones que se asemejan a las estructuras biológicas.
DSC06188
El objetivo de esta formación es aumentar el número del personal de Salud habilitado a fin de dar respuesta a la necesidad de los 1835 bonaerenses que se encuentran en lista de espera para trasplante de este tipo de tejidos.
clinical-trial-kids-kw9F--1240x698@abc
El Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid ha puesto en marcha el primer registro y la primera unidad de seguimiento en España para los supervivientes a largo plazo de un cáncer infantil que han sido tratados en dicho centro.
DNA-kQuH--1240x698@abc
El uso de la técnica de edición genética ‘CRISPR/Cas9’ permite corregir la mutación causante de la enfermedad en las células madre de los pacientes.
DESTACADOS DE HOY