Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
Jornada virtual ¿Cómo tomamos decisiones en tiempo de crisis?
a realizarse el día Jueves 23 de Julio 19 hs.

Informes e inscripción: http://jornadas.consensosalud.com.ar/
Cómo fue la evolución de la enfermedad, y cómo reaccionó la sociedad

Martes 26 Mayo, 2020 en  Actualidad

Columna de opinión del Dr. Josep Maria Argimon, Director del Instituto Catalán de la Salud (Catalunya), para Consenso Salud.

Josep Argimon

Columna de opinión del Dr. Josep Maria Argimon, Director del Instituto Catalán de la Salud (Catalunya) para Consenso Salud.

Una vez pasado los picos epidemiológicos, de nuevos casos y de hospitalizaciones, y sin que ello nos permita ningún tipo de relajación, sí que es un buen momento para hacer unas primeras reflexiones sobre el episodio provocado por la COVID-19 y plantear los escenarios de futuro que se nos plantean desde un punto de vista sanitario y social.

Han sido semanas duras, de esfuerzos titánicos. Nos encontramos en un momento de más calma pero debemos seguir trabajando porque el futuro más inmediato sigue siendo incierto. Habrá que ver cuando se atenúa de verdad la presión asistencial generada por esta llegada abrupta de la COVID-19.

Y somos conscientes de que costará por varias razones: Tendremos que tratar las secuelas en la sociedad y dentro de las organizaciones sanitarias. Una sociedad que ha cumplido excelentemente los meses de confinamiento y ha contribuído a la desaceleración de la enfermedad. Un hecho clave para que los profesionales sanitarios pudieran trabajar sabiendo que el parón de país era esencial para evitar la saturación del sistema.

Ahora, que ya estamos en fase de desconfinamiento, continuamos necesitando la complicidad de la ciudadanía. La atención primaria, las urgencias y muchas unidades hospitalarias no podrán volver tan fácilmente a como eran antes. No podemos bajar la guardia y tenemos que mantener los circuitos mientras recuperamos parte de los anteriores.

De las primeras cosas intervenciones que estamos reiniciando son trasplantes,  operaciones cardíacas e intervenciones que suspendimos por temas de seguridad y de estrés del sistema. Del mismo modo, los profesionales de la atención primaria ya están detectando un repunte de patologías no relacionadas con la COVID19 que ya están aflorando.

Ahora bien, más allá del reto del presente, esta crisis también nos abre un gran abanico de oportunidades para aplicar medidas de forma permanente. Estoy convencido de que estamos ante una gigantesca oportunidad de cambio de la atención primaria. Un cambio para asentar el que hemos estado aplicando estas últimas semanas: Más teletrabajo, más canales no presenciales de atención a la ciudadanía como las vídeoconsultas o la atención telefónica. Estos cambios los tenemos que consolidar los profesionales generando nuevas vías de confianza con la ciudadanía.

Una ciudadanía que también debe entender que estos cambios han llegado para quedarse. Debemos abogar por un uso distinto de los recursos sanitarios, más racional, que ahora hacen motivados, en parte, por el miedo al contagio pero que, a partir de ahora, tendrán inculcarse por una cuestión de responsabilidad. Las visitas presenciales ahora, y durante los próximos meses, deberán realizarse cuando tengan un valor clínico. Y, a la vez, debemos continuar maximizando las competencias de los profesionales. Con más tecnología y más formación. Un ejemplo clarísimo es que tenemos más profesionales que nunca formados para hacer ecografías y, en concreto, ecografías pulmonares.

Una ciudadanía que debe tomar conciencia de que habrá actividad que no podremos volver a hacer con normalidad hasta dentro de unos meses. Como las operaciones no urgentes, con más lista de espera. Nos costará coger de nuevo el mismo ritmo que teníamos antes de la aparición de la COVID-19. También tendremos que reevaluar los pacientes con patologías crónicas teniendo en cuenta cuál ha sido el impacto de la situación en su estado de salud.

Nuevos escenarios aún con la incógnita de saber si habrá nuevos rebrotes ahora o en los próximos meses y, también, con la incógnita también de desconocer cómo se comportará la epidemia de COVID-19 durante el otoño y el invierno próximo, cuando puede coincidir con la epidemia de gripe.

También me gustaría que tengamos presente que la COVID-19 generará una crisis que irá más allá del ámbito sanitario. Hay muchos estragos que no se ven a simple vista pero que ya podemos intuir. La soledad agravada. El impacto emocional en todas las edades. El daño económico. El burnout, el síndrome de agotamiento, de nuestros profesionales.

¿Cómo sobrevivirán determinados sectores? ¿Cómo se verán de afectadas las clases más desfavorecidas social y económicamente? ¿Quién haya perdido su trabajo cuando la podrá recuperar? Se puede crear fácilmente una tensión social muy importante. Será una crisis más intensa que la del 2008. Serán necesarios medidas de macroeconomía, debemos tener la esperanza de que Europa acabe tomando decisiones para el conjunto de la Unión.

¿Por qué hay que hablar también de economía cuando hablamos de salud? Porque una crisis general puede ser dura, muy dura y tener mucho impacto en los determinantes sociales de la salud. La crisis económica sabemos que acaba siendo crisis de salud.


NOTAS DESTACADAS
La pandemia ha puesto de relieve las brechas en el acceso a la atención y los resultados. Desde el principio los oncólogos se han preparado para una ola de diagnósticos tardíos, a cambios en los protocolos.
'Match' es una historia de amor en tiempos modernos que busca concientizar a las personas sobre la importancia de ser donantes de órganos y la de aumentar el número de donantes en Argentina.
Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dejaron de nombrar esta mutación como “de interés”, para recategorizarla en vista al crecimiento de casos que tiene en Reino Unido.
Así lo aseguró la ministra de Salud, Carla Vizzotti, quien participó del Foro Internacional "Geopolítica de las vacunas. Hacia una estrategia argentina de desarrollo y producción", organizado por el Consejo Económico y Social (CES).
El cáncer de próstata es el segundo más común en hombres a nivel mundial y en el país ocupa el primer puesto.
En la Argentina y en el mundo, diversos estudios de efectividad muestran el impacto positivo de la vacunación.
NOTAS PUBLICADAS
e-commerce
Las primeras semanas del confinamiento, la penetración del comercio digital registró una alza del 100%. Este crecimiento no solo aplica para productos de consumo, sino también para industrias como el sector salud.
hongo negro
Un paciente de 35 años, con antecedentes de haber contraído Covid-19, falleció la última semana de mayo en una clínica del sur del Conurbano.
Moderna
La compañía es la segunda farmacéutica que busca un visto bueno regulatorio para el uso de su vacuna en este grupo de edad.
DÍA DEL PADRE
Especialista insta a no visitar a papás o abuelos incluso si estos ya han sido vacunados ya que el riesgo de contagio sigue latente hasta que se logre un gran porcentaje de inmunización.
DESTACADOS DE HOY