Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Portal Educativo
Auspiciantes
Jornada virtual ¿Cómo tomamos decisiones en tiempo de crisis?
a realizarse el día Jueves 23 de Julio 19 hs.

Informes e inscripción: http://jornadas.consensosalud.com.ar/
Cómo seguir la pista del paciente con enfermedades crónicas

Miércoles 16 Noviembre, 2016 en  Actualidad

Cuidados aplicables a patologías no transmisibles para mejorar la adherencia al tratamiento y evitar complicaciones. Comunicación directa, educación y tecnología son herramientas clave.

saludconrtolcontrol salud

(La Voz del Interior) Los cambios de hábitos y la mayor expectativa de vida inciden en el aumento de enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), como las cardiovasculares, respiratorias, diabetes y algunos tipos de cáncer. Especialistas indican que los servicios de salud deben usar la comunicación, la intervención comunitaria y la tecnología como herramientas útiles para adecuarse a este escenario y lograr la adherencia de los pacientes a los diferentes tratamientos.

Enrique Majul, director médico de la Clínica Universitaria Reina Fabiola y experto en diabetes, sostiene que el seguimiento a pacientes se torna indispensable en este tipo de patologías y en los planes de prevención. Para lograr la adherencia, dice, el tratamiento debe ser fácil de seguir, las personas deben sentirse satisfechas con la evolución de su cuadro y no deben padecer efectos secundarios, determinantes en muchos casos del abandono de indicación terapéutica.

Majul explica que, en el caso de pacientes crónicos, el seguimiento debe contemplar tres aspectos: la evolución favorable o desfavorable del cuadro –lo que implica control en el tiempo–, el cumplimiento o no de las indicaciones médicas, y lo concerniente a estudios de control o tratamiento.

Comunicación

Belén Pacheco, bioquímica del hospital Materno Provincial Dr. Raúl Felipe Lucini y especialista en Gestión de Calidad en el laboratorio de Bioquímica Clínica, señala que la información que se obtiene en un laboratorio puede utilizarse para establecer un diagnóstico, pero también para realizar seguimiento, evaluar la evolución o pronóstico de una enfermedad y valorar la efectividad de una intervención.

Pacheco considera que, durante el proceso de seguimiento, la buena comunicación con el paciente y con el equipo de salud es imprescindible. “Es una etapa fundamental del cuidado de la salud. Sólo en ese marco, las nuevas y diversas herramientas, como las historias clínicas informatizadas, correos electrónicos, redes, entre otras tecnologías, ayudan a acercar y agilizar la comunicación.

“Además de los recursos tecnológicos, el paciente debe acceder a un profesional para aclarar sus dudas y practicar la contención que ninguna máquina ni software pueden dar”, coincide Majul. Hecha la aclaración, señala que “el sólo recordatorio que le puede dar una persona a otra sobre un control o la toma de algún producto es un seguimiento”. “Sin embargo, eso no es suficiente para saber si el estado del paciente requiere un cambio de conducta terapéutica”.

La tecnología –enumera Majul– trae consigo tres ventajas: permite conocer en tiempo real la salud del paciente e incluso sugerir cambios en el tratamiento (por ejemplo, a través de los nuevos sensores implantables o de uso corporal); posibilita automatizar pasos en el seguimiento para evitar riesgo de olvidos de protocolos, y evita que la persona abandone los controles.

El especialista indica que los sistemas que permiten saber en forma remota si el paciente cumple con las recomendaciones dan cuenta de la diferencia entre una mala evolución de la enfermedad y la de un mal tratamiento.

“El uso de herramientas en las que la intervención del paciente o del médico es mínima y los procesos son más automatizados puede producir excelentes resultados en la evolución de las patologías, sobre todo en las de difícil manejo o en las de largo tratamiento”, añade. También, en enfermedades cuya evolución depende de que el paciente cumpla o no con las indicaciones.

Para el corto plazo, señala Majul, se avizora “un cambio en el tratamiento de las enfermedades crónicas que incluye biosensores, realidad virtual, inteligencia artificial y un nuevo concepto médico denominado ‘autonomía supervisada’, en el que el paciente se siente autónomo, pero es monitoreado por sistemas que controlan su salud las 24 horas”.

Un modelo

El médico Luis Armando, de la empresa Blossom DMO (especializada en gestión de patologías) presentó el impacto positivo de la implementación de un programa de seguimiento a pacientes con riesgo cardiovascular que comenzó a aplicarse hace seis años en la Obra Social del Personal de Luz y Fuerza de Córdoba (Osplyf) y que aún está en marcha. El trabajo fue distinguido en un seminario Latinoamericano para Líderes de Salud en la Universidad de Oxford, en el marco de procesos vinculados a tecnologías aplicadas a la salud.

Para el programa de detección y seguimiento de riesgo cardiometabólico, en la Osplyf se usó un software de gestión de desarrollo propio. Toma los datos del paciente y se presenta al profesional de manera útil para decidir estrategias terapéuticas.

Después de la primera etapa, que constó de una encuesta de datos básicos, se hicieron controles por estaciones. Se consideraron factores como la hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, sedentarismo, obesidad y tabaquismo que, directa o indirectamente, influyen en el Score de Framingham, que mide el riesgo de un evento cardiovascular.

“Fuimos hacia los pacientes: a sus casas, hablamos con las familia y a sus lugares de trabajo”, explica Armando. Las actividades de screening (examen para detectar enfermedades en personas sin síntomas) se realizaron en ámbitos laborales, domiciliarios y otros en capital y el interior.

Una vez detectadas, las personas con riesgo alto quedaron bajo un tratamiento intensivo que abarca programas de nutrición y actividad física, chats con profesionales, entre otras acciones.

El soporte para el autocuidado se instrumenta mediante una aplicación móvil, por la que el resultado de diferentes mediciones se transforman en datos que pasan a la historia clínica, la educación a los pacientes a través de talleres y folletos, y recordatorios con llamadas salientes y chats.

El programa incluye incentivos a profesionales y pacientes, incorporación de la medición sistemática de aterosclerosis subclínica (con la medición del área total de placa aterosclerótica carotídea en pacientes con elevado riesgo); y la implementación de registros clínicos electrónicos integrado al sistema de gestión de cronicidades con soporte para la toma de decisiones.

“La tecnología tiene un impacto enorme, pero un modelo de seguimiento demanda decisión política sostenida en el tiempo, capacitación de los recurso humanos, estímulo a profesionales y motivación para pacientes”, dice Armando y agrega que el programa de cuidados crónicos requiere de pacientes proactivos e informados que interactúen con el equipo de salud. En tanto, los profesionales deben contar con sistemas de información “que los ayude a tomar decisiones correctas”.

Caso premiado

La experiencia de la Osplyf fue distinguida en julio de este año en el seminario latinoamericano para Líderes de Salud llamado “What could we teach? Beating the challenges beyond the frontiers of health care”, en el Harris Manchester College de la Universidad de Oxford. En ese contexto, el médico Luis Armando, de Blossom DMO, presentó la experiencia de la obra social cordobesa de Luz y Fuerza y los resultados obtenidos en el período de seis años con el modelo de cuidados crónicos.

El programa arrojó elevadas tasas de adherencia y control de los pacientes. La tasa de eventos cardiovasculares disminuyó alrededor de 48 por ciento: pasó de 1,9 cada 100 pacientes en 2011 a 0,98 en 2015. Si se analiza el segmento de personas mayores de 65 años, la reducción fue aún mayor: bajó de 5,85 eventos cada 100 pacientes en 2011 a 2,35 en 2015.

Sin embargo, la tecnología no actúa sola.

La implementación progresiva de actividades comunitarias, el rediseño de los servicios de salud, y el adecuado manejo de la información mediante software de gestión integral de cuidados crónicos “son una alternativa viable para reorientar la atención en función de esta problemática. Nuestro modelo toma las recomendaciones de la Organización Panamericana de la salud (OPS) en ese sentido”, afirma Armando.


NOTAS DESTACADAS
La presidente de la COFA, Farm. Isabel Reinoso plantearon en el ministerio de salud la necesidad de implementación de una receta única, así como la universalidad de los convenios con la Seguridad Social.
A través de su laboratorio de Microbiología para el estudio y diagnóstico detecta muchos tipos de enfermedades, entre ellas las enfermedades de origen infeccioso.
El riesgo de tener cáncer de pulmón está determinado principalmente por la edad y el tabaquismo, ya que el 90% de los pacientes de este tipo de tumores fueron fumadores.
Los investigadores afirman haber encontrado una segunda paciente cuyo cuerpo parece haberse librado del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que causa el sida.
La Organización Panamericana de la Salud brindó al Ministerio de Salud Pública (MSP) cooperación técnica y apoyo en materiales para desarrollar 200 trampas de luz tipo REDILA.
Pedirán los certificados a quienes circulen por las calles y podrán multar a los no inmunizados que vayan a tiendas no esenciales, peluquerías, restaurantes, bares, gimnasios y eventos, entre otros.
NOTAS PUBLICADAS
inseguridad alimentaria
Está en su punto más alto desde 2000, después de un aumento del 30 por ciento en el número de personas que padecen hambre entre 2019 y 2020, según un nuevo informe de la ONU.
autoridades comra
Se realizó la Asamblea General Ordinaria, con la presencia de autoridades de las distintas filiales, y se renovaron los cargos que conducirán la COMRA los próximos 3 años.
asma
Lo que se conoce como ´asma grave´ es la variante de la enfermedad en la que no se logra un buen control a pesar de la utilización adecuada de la medicación habitual.
Imagen de computadora del coronavirus
Fue desarrollado en colaboración con investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Cuáles medicamentos funcionaron mejor contra la enfermedad.
DESTACADOS DE HOY