Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINÁRIO DE ÉTICA EN EL GERENCIAMIENTO DE LA SALUD ROMA 2018.
Se desarrollará en la ciudad de Vaticano, destinado a crear el concepto de la bioética en la toma de decisiones en los gerenciadores del sistema de salud.

Pre-Inscripción y más información >>
El plasma de supervivientes no reduce la mortalidad por ébola

Viernes 8 Enero, 2016 en  Prevención

Aunque las transfusiones se han usado como tratamiento durante el brote, un ensayo concluye que no mejoran la supervivencia.

ebola

(Elmundo.es) En el tratamiento de la mayoría los pacientes con ébola que lograron sobrevivir a la infección en hospitales occidentales se empleó el plasma de supervivientes que habían logrado vencer al virus. Sin embargo, ya entonces, los médicos admitieron que no sabían si ésa había sido la clave de su curación. Un estudio que ahora publica la revista The New England Journal of Medicina muestra que esta terapia en realidad no logra reducir significativamente la mortalidad por ébola.

En pleno apogeo del brote de ébola -que ahora parece dar los últimos coletazos-, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) avaló el uso de terapias experimentales, como las transfusiones de sangre de superviviente, por la gravedad de la situación y la inexistencia de otros tratamientos para frenar una infección con una mortalidad cercana al60% de los casos.

En uno de los centros de Médicos Sin Fronteras en Guinea Conakry, epicentro del ébola, investigadores de varias instituciones locales e internacionales trataron a 84 pacientes (incluidas mujeres embarazadas y niños) con plasma de otros supervivientes. En total, recibieron dos transfusiones consecutivas de 200 a 250 ml (o de 10 ml por kilo de peso en el caso de los menores).

En este caso, y puesto que el plasma parecía inicialmente tan prometedor, no se estableció un grupo control como tal, pues no hubiese resultado ético no ofrecer esta alternativa a ciertos pacientes. Por eso, se compararon los datos de mortalidad de los 84 sujetos que sí fueron transfundidos con los de otras 418 personas con ébola que habían sido atendidas en el mismo centro médico en los cinco meses anteriores (cuando el uso de sangre de supervivientes aún no estaba sobre la mesa como una posible opción).

Los análisis estadísticos mostraron que las personas tratadas con plasma rica en anticuerpos de ébola, y contrariamente a lo que se venía pensando, no tenían ninguna ventaja de supervivencia con respecto al resto (apenas una reducción de la mortalidad del 3%, que no se considera estadísticamente signiticativa). La transfusión sanguínea no se asoció con ningún efectos secundariosignificativo.

Los autores reconocen que es demasiado pronto para extraer conclusiones definitivas. Por ejemplo, admiten, todavía desconocen qué cantidad de anticuerpos contra el ébola contenía cada transfusión de sangre, algo que está previsto analizar en un laboratorio de nivel 4 en París (Francia). Sin embargo, según explican los autores al diario The New York Times, las dificultades para obtener los permisos necesarios para trasladar las muestras ha hecho que esta parte del estudio se retrase.

“No podemos descartar que unos paciente se beneficien más que otros de este tratamiento”, admiten en sus conclusiones. Por ejemplo, en su caso, las mujeres embarazadas y los niños tratados con transfusiones sí parecían tener un mejor pronóstico que en el grupo control; por lo que admiten que tendrán que seguir ahondando en este terreno.

En el mismo número de la revista NEJM, otro grupo de especialistas de Médicos Sin Fronteras describe también cómo -casi por casualidad- han descubierto el potencial contra el ébola de un medicamento antimalárico.

El centro africano se quedó sin suministro de un fármaco estándar contra la malaria (que habitualmente se administra también a los pacientes con ébola por la elevada incidencia de la malaria en la zona). Así que recurrieron a la amodiaquina y cuando, a posteriori, revisaron los datos, observaron que este medicamento había reducido la mortalidad por ébola un 31%. Los datos han llevado incluso a un grupo de la armada estadounidense a iniciar un ensayo clínico con amodiaquina como tratamiento contra el ébola en animales.


NOTAS DESTACADAS
El objetivo es reunir a los afiliados de PAMI en centros de jubilados de toda la provincia para capacitarlos en problemáticas vinculadas a la seguridad y situaciones de riesgo.
La Secretaría de Salud de la Nación emitió un alerta sanitario que advierte que en las primeras semanas del año se vienen registrando casos positivos de dengue "en forma sostenida".
El CONICET es un ente autárquico cuyo primer presidente fue Bernardo Houssay, Premio Nobel de Medicina. Desde su creación, se constituyó como la institución emblema de la ciencia nacional.
Al ser Unidad Docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA), los interesados en anotarse pueden hacerlo del 4 de febrero al 10 de marzo próximos, vía web www.fmed.uba.ar.
El INC junto a otros organismos de carácter internacional comparten información útil para prevenir y detectar tempranamente esta enfermedad, mientras sigue trabajando en las líneas de acción prioritarias para controlar el cáncer en nuestro país.
NOTAS PUBLICADAS
bacteria-intestinal-300x200
Investigadores del Instituto Europeo de Bioinformática de EMBL y del Instituto Wellcome Sanger, ambos en Reino Unido, identificaron casi 2000 especies de bacterias que viven en el intestino humano.
Frente_Hospital
Por año, el Hospital Garrahan recibe aproximadamente 500 nuevos casos de cáncer infantil. No solo atiende la mayor cantidad de casos oncológicos pediátricos en Argentina, sino también los más complejos.
chile-2
El Ministro de Salud, Emilio Santelices, se refirió durante esta jornada a las cifras de nuevos casos de VIH confirmados por el Instituto de Salud Pública (ISP) durante el 2018, las cuales durante el año 2018 aumentaron un 19%.
conicet-1
El proyecto dirigido por una investigadora del CONICET se enfoca en la eliminación del manganeso y fue publicado recientemente en la revista Frontiers in Microbiology.
DESTACADOS DE HOY