Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINARIO SOBRE POLÍTICAS DE SALUD. “SALUD PARA TODOS. UNA NECESIDAD, UN DESAFÍO”
A desarrollarse el jueves 11 de Agosto en el Aula Magna de la Academia Nacional de Medicina, sita en Av. Gral. Las Heras 3092, Ciudad de Buenos Aires.

Habrá dos importantes conferencias brindadas por el Ministro de Salud de la Nación Dr Jorge Lemus y por el Superintendente de Servicios de Salud Luis Scervino.
El Dr. Lemus hablará sobre el Plan Nacional de Salud y el Dr. Scervino hará un análisis de situación de la seguridad social y la medicina privada.

INFORMES E INSCRIPCIÓN: Av. L. N. Alem 1067 Piso 12 CABA. Tel. 0810-333-3673. Lunes a Viernes de 12 a 19 hs.

INSCRIPCIÓN LIBRE
DESCARGAR PROGRAMA >>
Encuentran la fórmula para predecir si un bebé tendrá autismo

Jueves 16 Febrero, 2017 en  Novedades

Las pruebas de imagen cerebrales a los 6 y 12 meses permiten anticipar si un bebé con hermanos mayores con autismo será diagnosticado del trastorno a la edad de dos años.

autism-kwBC--620x349@abc

(ABC Salud) Investigadores de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.) han hallado un biomarcador que permite predecir si un bebé con alto riesgo de desarrollar un trastorno del espectro autista (TEA) acabará siendo diagnosticado de autismo al cumplir su segundo año de vida. En consecuencia, la identificación de este nuevo biomarcador basado en pruebas de imagen cerebrales anticipa qué bebés menores de un año y con hermanos mayores con TEA manifestarán los signos y síntomas característicos del autismo al alcanzar su segundo, tercer o, incluso, cuarto cumpleaños, posibilitando así la adopción de medidas e intervenciones precoces mucho antes de que la sintomatología del trastorno sea patente.

Como explica Annette Estes, co-autora de esta investigación publicada en la revista «Nature», «por lo general, la edad más temprana a la que somos capaces de diagnosticar el autismo es a los dos años, cuando los síntomas del comportamiento son aparentes. Sin embargo, y dada las disparidades en el acceso a la atención, la edad promedio del diagnóstico del autismo en Estados Unidos se establece en los cuatro años. Pero en nuestro estudio hemos sido capaces de identificar a los bebés que posteriormente serán diagnosticados de autismo con el uso de biomarcadores a las edades de seis y 12 meses».

Mayor riesgo familiar

Los TEA son un conjunto de trastornos del neurodesarrollo que aparecen en la infancia y se caracterizan, entre otros síntomas y signos, por un déficit en la comunicación, dificultades para la correcta integración social, una dependencia exagerada de las rutinas, y una gran intolerancia ante los cambios o a la frustración. Unos trastornos cuya prevalencia se estima en un caso por cada 100 nacimientos y que son hasta cuatro veces más comunes en los varones. Sin embargo, los bebés que tienen hermanos mayores con TEA tienen un riesgo muy elevado –de hasta un 20%– de acabar desarrollándolos.

Así, y con objeto de identificar un biomarcador que permita anticipar la aparición del autismo, los autores emplearon pruebas de imagen para analizar los cerebros de 148 niños a los que dividieron en tres grupos: 15 niños con alto riesgo familiar de autismo –al menos un hermano mayor con TEA– y que fueron diagnosticados del trastorno al cumplir los dos años; 91 menores con alto riesgo familiar pero que no habían desarrollado el trastorno al llegar a su segundo cumpleaños; y 42 niños con un bajo riesgo familiar –ningún caso de autismo en la familia– que tampoco acabaron desarrollando el trastorno una vez cumplidos los dos años.

Los investigadores realizaron escáneres cerebrales de los niños mientras dormían a los 6, 12 y 24 meses de edad. Y asimismo, evaluaron sus capacidades intelectuales y sus hábitos de comportamiento de forma periódica hasta que llegaron a su segundo cumpleaños.

Los resultados mostraron que, comparados frente a aquellos en alto riesgo pero que no desarrollaron autismo, los niños con hermanos mayores con TEA que acabaron siendo diagnosticados del trastorno experimentaron una hiperexpansión del área de la superficie del cerebro entre su sexto y duodécimo mes de edad. Y asimismo, que la tasa de incremento del área de superficie cerebral en el primer año de vida se asociaba directamente con un aumento de la tasa de volumen cerebral durante el segundo año. Un aspecto a tener muy en cuenta dado que este aumento del volumen se correlacionó a su vez con la aparición de los déficits del comportamiento del autismo durante su segundo año de vida.

Finalmente, los autores diseñaron un programa informático en el que recopilaron todos los datos registrados en el estudio: volumen cerebral observado en las pruebas de imagen, área de superficie y grosor de la corteza cerebral a los 6 y 12 meses de edad, y sexo de los participantes. Y la aplicación de este programa informático a cada uno de los niños participantes permitió constatar con una fiabilidad del 80% qué niños habían diagnosticados de autismo a los dos años de edad en función de sus características cerebrales cuando contaban con 6 y 12 meses.

Diagnóstico ‘pre-clínico’

En definitiva, el estudio posibilita, por primera vez, un diagnóstico ‘pre-sintomático’ del autismo, lo que permitirá a los especialistas una intervención más precoz.

Como indica Annette Estes, «cuando el trastorno es diagnosticado entre los 2 y los 4 años de edad, los niños afectados suelen encontrarse por detrás de sus homónimos en términos de habilidades sociales, comunicación y lenguaje. Y una vez se han perdido estas características esenciales del desarrollo, el equipararse con sus compañeros supone un gran esfuerzo para muchos niños con autismo. Una tarea que, además, puede resultar casi imposible en algunos casos».

Por tanto, el próximo objetivo será evaluar qué intervenciones se pueden llevar a cabo de forma temprana, antes de que se manifieste el trastorno y cuando el cerebro es más ‘maleable’. Y es que, cuando menos potencialmente, estas intervenciones precoces posibilitarán mejores resultados que los tratamientos que se ponen en marcha una vez se ha establecido el diagnóstico.

Como concluye Stephen Dager, director de la investigación, «nuestra esperanza es que una intervención precoz, esto es, antes de la edad de dos años, pueda cambiar el curso clínico de aquellos niños con un desarrollo cerebral anómalo y ayudarles a adquirir capacidades que de otra manera serían muy difíciles de lograr».


NOTAS DESTACADAS
La cita ya está planteada: del 24 al 27 de octubre de 2018 tendrá lugar el Xº Congreso Argentino de la Calidad en el Laboratorio Clínico organizado por la Fundación Bioquímica Argentina.
La primera ministra británica, Theresa May, anunció esta semana la creación de un Ministerio de la Soledad.
Los niños pequeños, los adultos mayores y quienes padecen enfermedades crónicas conforman los grupos más vulnerables. Desde COSSPRA recomiendan sostener hábitos para contrarrestar malestares frente a la persistencia del calor.
Los especialistas advierten de la necesidad de hacerse estudios a partir de los 40 años, aunque este cáncer surge, habitualmente, después de cumplir los 50 años de edad.
El cáncer de piel es el tipo más común de los cánceres en el ser humano y una de las principales causas es la exposición al sol sin protección. Por eso, el COSSPRA brinda algunos consejos para el cuidado durante la exposición solar.
Un estudio sugiere que al menos una parte de la reducción en la prevalencia del tabaquismo observada en los últimos 20 años se deba a la menor experimentación con cigarrillos entre los adolescentes.
NOTAS PUBLICADAS
microscopio1
El microscopio de quirófano, que fue adquirido a través de una inversión con fondos del hospital de 285 mil pesos, cuenta con visor ayudante y sistema de video para captura de imagen, entre otras características de última tecnología.
colas
La Organización Mundial de la Salud recomendó ayer vacunarse contra la fiebre amarilla a todas las personas que viajen a zonas afectadas de Brasil, y se disparó la demanda de la vacuna entre los argentinos que eligieron las playas de ese país.
Gripe vacuna
La llamada vacuna universal contra la gripe está pensada para ofrecer inmunidad contra las partes del virus que no cambian de un año para otro, ya que actualmente esta vacuna se reformula anualmente para adaptarse a las cepas del virus que van a ser más prevalentes.
prueba estudio
El investigador del CONICET Guillermo Castro dice que el objetivo es imprimir estructuras diseñadas a medida del paciente que puedan depositarse sobre el tejido dañado y evitar infecciones microbianas.
DESTACADOS DE HOY