Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINÁRIO DE ÉTICA EN EL GERENCIAMIENTO DE LA SALUD ROMA 2018.
Se desarrollará en la ciudad de Vaticano, destinado a crear el concepto de la bioética en la toma de decisiones en los gerenciadores del sistema de salud.

Pre-Inscripción y más información >>
Investigación concluye que la presión arterial normal debería ser más baja

Martes 15 Septiembre, 2015 en  Actualidad

Apoyados por el National Institutes of Health, los investigadores se propusieron examinar cómo impactaba en las enfermedades cardiovasculares y del riñón el hecho de mantener la presión de los pacientes en un nivel menor.

tensiometro

(Clarín) La investigación comenzó en 2009, pero terminó un año antes de lo previsto. Los médicos que llevaron adelante el estudio (llamado SPRINT y apoyado por la máxima autoridad sanitaria de Estados Unidos) se proponían saber qué tan baja debe ser la presión arterial para obtener beneficios en la salud. La respuesta la hallaron antes de lo esperado y por eso dieron a conocer los resultados preliminares: según afirman, la presión arterial menor a 12 en mayores de 50 años que tienen presión alta, reduce significativamente el riesgo de tener una enfermedad cardiovascular y baja el riesgo de muerte.

Apoyados por el National Institutes of Health (NIH), los investigadores se propusieron examinar cómo impactaba en las enfermedades cardiovasculares y del riñón el hecho de mantener la presión de los pacientes en un nivel menor del que actualmente se recomienda. Para eso, ajustaron la medicación de 9.300 pacientes (mayores de 50 años hipertensos y, por eso, con un riesgo incrementado de tener una enfermedad del corazón o problemas de riñón) para que la mitad de ellos llegue a un objetivo de 12 y la otra mitad a un objetivo de 14. Según anunció el NIH mediante un comunicado, bajar la presión a 12 “reduce la tasa de eventos cardiovasculares, como ataque al corazón, falla cardíaca y ACV, a casi un tercio. Y reduce el riesgo de muerte a casi un cuarto, comparado con el objetivo de mantener la presión en 14 (140 milímetros de mercurio)”.

“La presión en la que hay menos complicaciones cardiovasculares en la población en general es 12/8. Cuando se supera los 14/9 ya hay hipertensión arterial. Ahora bien, entre un valor y otro existe lo que se conoce como pre-hipertensión o presión normal alta. Y en ese territorio, a nivel poblacional, aparecen mayores complicaciones”, introduce Fernando Filippini, presidente de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial. “El estudio habla de llevar la presión a 12 en los mayores de 50 años. Yo diría que hay que ser muy cautelosos porque un anciano, por ejemplo, necesita cifras más elevadas porque si se le baja mucho la presión se puede reducir el flujo cerebral”. El estudio SPRINT no incluyó pacientes diabéticos y eso tiene una razón de ser: “En un paciente diabético con daño renal, el descenso excesivo de presión puede ser contraproducente. Es que al haber muy poca presión de sangre en un órgano deteriorado, la cantidad de sangre que lleva a filtrar puede ser menor”.

Tampoco incluyeron pacientes que habían tenido un accidente cerebrovascular antes o enfermedad renal. Alberto Villamil, jefe de hipertensión del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires y jefe de cardiología preventiva del Hospital Argerich, agrega: “Si hablamos de población sana, tener la presión en 12/8 es óptimo. Según los datos preliminares de este estudio, menos presión es favorable para la salud al haber menos daño de la pared de las arterias. Pero si tenemos una población vulnerable –infartados, con insuficiencia renal o personas que tuvieron un ACV– no necesariamente es bueno bajar tanto la presión. La presión es un instrumento para llevar sangre al tejido: si el paciente tiene sus arterias estropeadas y hay menos acceso de la sangre a ese tejido, un descenso muy marcado de la presión puede causar isquemia”. Estos parámetros, explica, están respaldados por las guías de la Sociedad Argentina de Cardiología y de la Sociedad Argentina de Hipertensión.

“Nuestras conclusiones aportan evidencia importante de que bajar la presión en pacientes mayores o de alto riesgo puede ser beneficioso y abrir el paso a mejores condiciones de salud en general”, dijo Lawrence Fine, director del Instituto Nacional de corazón, pulmón y sangre (NHLBI). “Pero los pacientes deberían hablar con sus médicos para determinar si esto es beneficioso para su caso en particular”. Eso es lo que sostienen los médicos argentinos: cada paciente deberá ser evaluado para saber a qué meta puede llegar.


NOTAS DESTACADAS
“Hace 30 años había tres o cuatro mamógrafos”, pero ahora se han multiplicado en todo el país, informó Luongo, en el marco del acto por el 30.º aniversario de la organización, realizado este lunes 12 en la Torre Ejecutiva.
Sólo el 53% de los chicos de entre 13 meses y 4 años que hasta fin de mes deben recibir una dosis extra de la vacuna contra el sarampión accedió a la protección.
En la Universidad ISALUD, se realizó la presentación de la 8° Actualización de la Estimación del Gasto Necesario para Garantizar la Cobertura del Programa Médico Obligatorio, trabajo realizado por Prosanity Consulting y la Universidad.
El Grupo de Medicina Privada SanCor Salud abrió un nuevo Centro de Atención Regional en la ciudad de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires.
El 90% de los afectados padecen de diabetes tipo 2, que se debe a un estilo de vida poco saludable. Fundación Barceló se suma al lema “Familia y diabetes” y busca concientizar a los familiares sobre la importancia de la prevención.
NOTAS PUBLICADAS
rehabilitacion_3
Junto a autoridades de la Agencia Nacional de Discapacidad, el Secretario de Gobierno de Salud de la Nación destacó que la inclusión de las personas con discapacidad está fuertemente alineada con la ampliación de la cobertura efectiva de salud.
marcador
Los investigadores dilucidaron el rol determinante de la fosfotidilcolina, que es el fosfolípido más común en los tejidos humanos, en el desequilibrio de la cascada de la coagulación, lo cual resulta en el dengue hemorrágico.
investigación
Construidas mediante la estrategia “Bottom up”, las células sintéticas y otras creaciones comienzan a unirse y pronto podrían poner a prueba los límites de la vida.
Sin título
En la Academia Nacional de Medicina, se presentó este importante texto digital que estudia integralmente, en sus cuarenta capítulos, esta estrategia aceptada y recomendada para los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030.
DESTACADOS DE HOY