Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINARIO SOBRE POLÍTICAS DE SALUD. “SALUD PARA TODOS. UNA NECESIDAD, UN DESAFÍO”
A desarrollarse el jueves 11 de Agosto en el Aula Magna de la Academia Nacional de Medicina, sita en Av. Gral. Las Heras 3092, Ciudad de Buenos Aires.

Habrá dos importantes conferencias brindadas por el Ministro de Salud de la Nación Dr Jorge Lemus y por el Superintendente de Servicios de Salud Luis Scervino.
El Dr. Lemus hablará sobre el Plan Nacional de Salud y el Dr. Scervino hará un análisis de situación de la seguridad social y la medicina privada.

INFORMES E INSCRIPCIÓN: Av. L. N. Alem 1067 Piso 12 CABA. Tel. 0810-333-3673. Lunes a Viernes de 12 a 19 hs.

INSCRIPCIÓN LIBRE
DESCARGAR PROGRAMA >>
Los cambios en el estilo de vida pueden reducir más de 2 puntos la presión arterial

Viernes 31 Marzo, 2017 en  Actualidad

Expertos de todo el mundo se reunirán en abril en Mendoza, cuna de la escuela de investigación que revolucionó este campo de la medicina, para presentar las novedades en el Congreso de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial.

banner-24congreso2

La hipertensión arterial (HTA) afecta al 30% de la población adulta, está presente en el 80% de los casos de muerte por enfermedades cardiovasculares y es la principal causa de ACV. Es una enfermedad silenciosa, asintomática y letal que sólo puede ser detectada mediante el control de la presión arterial. Y si bien la adherencia a los tratamientos farmacológicos es un problema para bajar el riesgo de la población hipertensa y brindarle un envejecimiento exitoso, hoy los especialistas ponen cada vez más la atención en la modificación del estilo de vida, con una alimentación menos “industrializada” como núcleo central: “Promover un cambio en el estilo de vida y ayudar al paciente a sostenerlo es una tarea mucho más compleja que hacer indicaciones sobre una alimentación correcta y aconsejarle a la gente que haga ejercicio, por eso ahora decidimos poner esa tarea como objetivo central”, señala el Dr. Fernando Filippini (M.P. N° 5737), presidente de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA).

A nivel técnico los especialistas comparan los beneficios de dietas como la DASH, elaborada por el National Heart, Lung and Blood Institute estadounidense –y bautizada con las siglas en inglés de “Enfoques Dietarios para Detener la Hipertensión”– y la Dieta Mediterránea, un sistema alimentario basado en productos tradicionales de los pueblos mediterráneos, cuyos emblemas son el pescado los frutos secos, el aceite de oliva y la copa de vino tinto. Ambas comparten una alta proporción de frutas, verduras y legumbres, un aporte de proteínas basado en el consumo de pescado (que tiene menos grasas saturadas y más omega-3 que cualquier otro tipo de carne) y poca sal. “Las diferencias entre ambas son muy pocas, tal vez la dieta mediterránea se adecúa un poco más a la disponibilidad de alimentos que tenemos localmente; lo cierto es que el paciente no siempre puede cumplir esas indicaciones tan estrictas que el médico les da, y lo verdaderamente importante es que pueda sostener esas modificaciones en el tiempo”, apunta el Dr. Mario Groberman (M.P. N° 4848), quien presidirá un simposio sobre HTA y nutrición en el XXIV Congreso Argentino de Hipertensión Arterial, organizado por la SAHA, que se realizará entre el 20 y el 22 de abril en la ciudad de Mendoza.

La modificación de los hábitos de vida a largo plazo es más importante para disminuir el riesgo cardiovascular que las dietas con restricción de calorías o de sal como única medida. Poder sostener un descenso de peso de 10 kilos puede alcanzar por sí solo para bajar la presión arterial hasta 20 milímetros de mercurio (mmHg), o, si se prefiere, 2 puntos en la antigua escala de dos dígitos, donde el valor “normal” de presión es la dupla 14/9. “Hay excelentes tratamientos farmacológicos, pero sin cambios profundos en el estilo de vida, no ofrecen todos los beneficios que son capaces de dar –asegura el Dr. Arnoldo Kalbermatter (M.P. N°7151)–. Por eso el tratamiento debe ser integral, y abarcar la farmacología más los cambios en el estilo de vida”.

El Dr. Kalbermatter dio otros ejemplos: adoptar una dieta como la DASH, rica en frutas y vegetales y baja en grasas, permite un descenso de entre 8 y 14 mmHg (0.8 a 1,4 puntos), y bajar el consumo de sal a 6 gramos diarios (aunque es difícil de calcular cuánta sal tiene cada comida) ayudaría a bajar la presión unos 8 mmHg (0,8 puntos), algo similar a la incorporación de 30 minutos diarios de actividad física aeróbica. Lo más interesante es que con la combinación de las diferentes medidas de cambio de hábitos se puede producir una sumatoria de los efectos beneficiosos sobre la presión.

“Los cambios en el estilo de vida relacionados con el descenso de peso y la incorporación de actividad física tienen, según se ha demostrado en muchos estudios científicos, alrededor de 20 efectos beneficiosos comprobados, con la ventaja de que no tienen efectos adversos”, sintetizó Kalbermatter.

“Lo ideal –apunta por su parte del Dr. Groberman– es lograr una educación nutricional con criterio. Indagar sobre la actividad del paciente, de qué se ocupa, cuáles son sus horarios, para poder evaluar conjuntamente qué cambios beneficiosos posibles puede implementar en su alimentación. No es lo mismo un paciente que trabaja todo el día y tiene sus cuatro comidas fuera de casa que quien tiene hábitos diferentes y puede prepararse su propia comida”.

¿En qué medida será necesario “forzar” esos márgenes para el cambio que son propios de cada paciente? Eso dependerá de su estado de salud y de los objetivos terapéuticos que proponga el médico. “La persona que es obesa e hipertensa va a tener necesidades diferentes a las de una persona delgada y con presión normal”, ejemplifica Groberman. Lo importante es que, junto con los datos clínicos y el control periódico de la presión arterial, médico y paciente tengan en claro la necesidad de poner las mayor cantidad de cartas sobre la mesa –incluyendo los hábitos, las preferencias, los gustos, el tiempo libre y los niveles de estrés cotidianos– para tener una visión integral de la forma en que la persona podrá lograr más exitosamente la meta, que incluye siempre un envejecimiento saludable y con mejor calidad de vida.


NOTAS DESTACADAS
La obesidad es una enfermedad crónica que afecta a cada vez más adultos y niños. En Argentina, la tasa de adultos obesos se duplicó desde 1980.
Un grupo de investigadores del Conicet, que desarrolla sus actividades en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario, probará un nuevo protocolo clínico contra el cáncer de páncreas.
Este año, la Sociedad Argentina de Cardiología celebra su aniversario número 80. Un historia de grandes logros, importantes luchas e importantes avances.
Si se mantienen las tendencias actuales, en 2022 habrá más población infantil y adolescente con obesidad que con insuficiencia ponderal moderada o grave.
Fue por la creación de un dispositivo para aumentar los trasplantes de corazón. Se trata de un método que posibilita la evaluación y mejora de corazones donados que, en la actualidad, se descartan.
El día del farmacéutico en Argentina es este jueves 12 de octubre de 2017 como conmemoración de la fundación de la Confederación Farmacéutica Argentina en 1935.
NOTAS PUBLICADAS
Uruguay
“El flagelo de las enfermedades no transmisibles es uno de los desafíos más grandes de este siglo para el desarrollo sustentable”, afirmó el asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Guy Fones.
laboratorio (4)
Para identificar este marcador, los investigadores del CIBERES, en colaboración con otras instituciones sanitarias y de investigación, se centraron en los genomas virales defectuosos.
capacitacion rcp
La ley que aún no se reglamentó establece que quien intenta ayudar en una situación de posible muerte súbita no puede ser luego implicado judicialmente.
Sin título
El estudio hizo foco en el consumo de alimentos saludables en la población adulta, y corrobora un panorama preocupante de mala calidad de las dietas en nuestro país.
DESTACADOS DE HOY