Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
Jornada virtual ¿Cómo tomamos decisiones en tiempo de crisis?
a realizarse el día Jueves 23 de Julio 19 hs.

Informes e inscripción: http://jornadas.consensosalud.com.ar/
Mejorar el control y la detección, como herramientas para disminuir el cáncer de mama

Miércoles 19 Octubre, 2011 en  Actualidad

En nuestro país, este tipo de cáncer es el que tiene más altos índices de incidencia y mortalidad entre las mujeres, con 18.000 nuevos casos y 5.400 fallecimientos cada año.

La cartera sanitaria nacional se ha sumado nuevamente tanto a la campaña para crear conciencia sobre el cáncer de mama que se realiza a nivel global durante todo el mes de octubre como a las actividades enmarcadas en el Día Mundial del Cáncer de Mama, que se celebra hoy.

En la Argentina, se dispuso la creación del INC bajo la órbita de la cartera sanitaria. El Programa Nacional de Control del Cáncer de Mama del INC ha desarrollado estrategias de control de calidad de las mamografías con el objetivo de que se incremente la efectividad de los procedimientos de detección y diagnóstico, que son fundamentales para el tratamiento y la cura.

En nuestro país, este tipo de cáncer es el que tiene más altos índices de incidencia y mortalidad entre las mujeres, con 18.000 nuevos casos y 5.400 fallecimientos cada año.

La detección temprana es fundamental para el tratamiento y la cura del cáncer de mama. Todas las mujeres sanas, que nunca hayan padecido enfermedades en la mama ni tengan antecedentes familiares, deben realizarse una mamografía cada dos años, especialmente entre los 50 y los 70 años.

Las estrategias elaboradas por el organismo dependiente del Ministerio de Salud nacional apuntan tanto a realizar los controles y el diagnóstico de manera oportuna, como a asegurar que las personas diagnosticadas reciban un tratamiento adecuado.

Según precisó María Viniegra, coordinadora técnica del INC y responsable del Programa Nacional de Control del Cáncer de Mama, “se trata de un objetivo ambicioso a largo plazo, que requiere del trabajo en tres ejes principales: control de calidad, cobertura y monitoreo”.

El control de calidad implica que los procedimientos de detección, diagnóstico y tratamiento que requieran las mujeres a riesgo, con sospecha de cáncer o con cáncer confirmado, tengan la calidad necesaria para asegurar los mejores resultados. “Si la mamografía no ha sido correctamente  realizada, la biopsia no está bien informada o el tratamiento no se aplica en tiempo, las posibilidades de curación disminuyen y por lo tanto aumenta el riesgo de morir por cáncer de mama”, puntualizó Viniegra. “Es frecuente confundir calidad con tecnología cara o moderna, cuando en realidad se trata de cosas bastante menos complicadas, como el adecuado mantenimiento de los equipos, las condiciones de los reactivos que se emplean y el entrenamiento del personal técnico y médico”.

La cobertura es la capacidad que tiene un programa para llegar a la gente que lo necesita. La mayor parte de la población sabe que tiene que cuidar su salud, pero no todos tienen las mismas oportunidades de hacerlo. En este sentido, el programa debe trabajar en pos de eliminar las barreras que impiden el acceso a la cobertura como la falta de información, la falta de tiempo, la sobrecarga por trabajo, hijos, familiares a cargo, la falta de dinero para llegar al hospital y las diversas complicaciones para acceder a las prestaciones del servicio de salud.

El tercer eje al que apunta el Programa de Control del Cáncer de Mama es la implementación de un sistema de monitoreo que brinde datos sobre cuántas mamografías se han realizado, a cuántas mujeres, a qué edad y cuántos cánceres se han diagnosticado. Esta información resulta indispensable para lograr calidad en los estudios de mamografía. “Si no podemos evaluar qué porcentaje de nuestros objetivos cumplimos, probablemente estemos gastando el tiempo y el dinero en forma insensata -indica la especialista-. Es esencial contar con un sistema de monitoreo que nos permita saber dónde estamos parados y hacia dónde vamos”.

Acciones para 2012

Dentro de las acciones previstas para 2012, se incluye la iniciación de un plan de control de calidad en mamografía que tiene por objetivo lograr un mejor rédito del estudio; la implementación de un sistema de información que brinde datos de calidad, y la capacitación a cirujanos, técnicos radiólogos y médicos para el diagnóstico.

Asimismo, se continuará con el desarrollo de consensos sobre guías de prácticas destinadas a asegurar  la calidad y el buen desempeño de todos los aspectos vinculados con el cuidado del cáncer de mama desde la detección hasta el tratamiento. Las guías incluyen diversas áreas, como el control de calidad de mamografía, mastología clínica, evaluación de riesgo de cáncer de mama para médicos de primer nivel de atención, tratamiento para la enfermedad inicial y reporte de anatomía patológica.

En cuanto a la actualización de los controles de calidad de los mamógrafos y de los recursos humanos, Viniegra precisó: “Estamos interesados en desarrollar una alianza estratégica con dos socios muy importantes: la Sociedad Argentina de Radiología y el grupo de trabajo de cáncer de mama de la RINC (Red de Institutos Nacionales de Cáncer de América Latina), a los efectos de fortalecer nuestras posibilidades de implementar un plan que considere tanto el control dosimétrico y de la calidad de la imagen como la calidad de la lectura de los estudios”.

La calidad mamográfica posibilita un diagnóstico oportuno porque, al contar con buenas mamografías, los márgenes de error se reducen. De esta manera, se evitan situaciones de angustia por un diagnóstico mal informado y la realización de estudios innecesarios. “Una buena mamografía exige un buen técnico, que sepa cómo funciona el mamógrafo, cómo se posiciona a la mujer, cómo se procesa el estudio, exige un buen médico que controle la calidad de la placa y sepa interpretarla de una manera justa, ni despreocupada ni alarmista”, explicó Viniegra.

La primera causa de muerte por cáncer en mujeres en nuestro país es el cáncer de mama. Argentina, luego de Uruguay, es la nación de América con la tasa de mortalidad más alta por cáncer de mama, con aproximadamente 20 muertes por cada 100.000 mujeres.


NOTAS DESTACADAS
Realizar ejercicio físico y una alimentación adecuada puede prevenir enfermedades cardiovasculares como la diabetes tipo 2 según una nueva investigación.
El organismo resaltó la gestión proactiva y sólida del Gobierno, que ubica la campaña chilena como la más rápida de América Latina y una de las más veloces del mundo.
Dirigentes de la Confederación Médica de la República Argentina (COMRA) participaron de la reunión del Consejo Federal de Medicina de Brasil.
De un total de 3 mil concentradores adquiridos 900 equipos ya fueron recibidos como parte de un plan de contingencia para ampliar la producción de oxígeno desde el sector público.
En el contexto de pandemia por COVID-19 se recomienda a los asmáticos continuar con sus tratamientos habituales. Hay alrededor de 300 millones de pacientes con asma alrededor del mundo.
De esta manera, Jair Bolsonaro busca acelerar el lento proceso de inmunización en uno de los países del mundo más afectados por la pandemia.
NOTAS PUBLICADAS
daniel-lopez-sss
Se habla de Daniel López, actualmente a cargo de la Dirección de Acceso a los Servicios de Salud, dependiente de la Agencia Nacional de Discapacidad.
Sputnik-Light
Tendría una eficacia del 79,4 por ciento. Según el Fondo de Inversiones Directas de Rusia, el nuevo preparado protege contra todas las variantes del SARS-CoV-2 conocidas hasta ahora.
ANM
La Academia Nacional de Medicina otorgó el Premio “Bienal 2020 Osvaldo L. Bottaro” en Endocrinología Molecular a un grupo de investigadores de UNNOBA-CONICET.
Vizzotti Nicolini 1
El encuentro fue para intercambiar información sobre los desarrollos en ese país de vacunas contra el COVID-19, las primeras concebidas y producidas en América Latina para la Región.
DESTACADOS DE HOY