La capacidad para investigar la variante Delta del COVID-19 en Paraguay, se encuentra instalada y en pleno funcionamiento. De acuerdo a las últimas evidencias, en el país se ha identificado la variante de preocupación Gamma (P.1) y la variante de interés Zeta (P.2), siendo esta última, la predominante durante los últimos meses, ya que responde al 90% de las muestras estudiadas.

Respecto a la variante de preocupación “Delta del COVID-19”, no existe aún evidencias de circulación comunitaria, según los análisis realizados hasta la semana pasada, sin embargo, la directora del Laboratorio Central de Salud Pública (LCSP), Dra. Carolina Aquino, no descarta la posibilidad de que en las próximas semanas sea identificada.

“Nosotros estudiamos las muestras de todo el país, nos envían de varios lugares, los analizamos por semana y sometemos 400 muestras de tipos de variantes. En los próximos días se estará actualizando el informe y se dará a conocer”, explicó la Dra. Carolina Aquino.

Formalización de una Red Nacional de Vigilancia Genómica

La Formalización de una Red Nacional de Vigilancia Genómica para monitorear la circulación de variantes SARS-CoV-2 en el país, está en proceso. Liderada por el LCSP, es constituida por laboratorios del sector público y privado con capacidad de secuenciación genómica.

En ese contexto el LCSP está poniendo a punto la secuenciación del Genoma Completo mediante la Plataforma Illumina. Actualmente, las muestras positivas para SARS-CoV-2 son sometidas a un tamizaje por RT-qPCR, que permite identificar de forma preliminar las Variantes alpha, beta y gamma. 

Como parte del trabajo colaborativo dentro de la Red de Vigilancia Genómica, las muestras no asociadas para ninguna de las tres variantes analizadas en el LCSP son remitidas al Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud – UNA para la secuenciación de las mismas por la Plataforma Oxford Nanopore, a fin de investigar la presencia de la variante Delta.