Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINÁRIO DE ÉTICA EN EL GERENCIAMIENTO DE LA SALUD ROMA 2018.
Se desarrollará en la ciudad de Vaticano, destinado a crear el concepto de la bioética en la toma de decisiones en los gerenciadores del sistema de salud.

Pre-Inscripción y más información >>
Un sistema para rastrear los químicos cerebrales

Jueves 13 Septiembre, 2018 en  Ciencia y Tecnología

Investigadores de la Universidad de California Los Ángeles y la Universidad de Columbia desarrollaron un método novedoso para rastrear la actividad de moléculas pequeñas en el cerebro.

quimica-cerebro

(Europa Press) Investigadores de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) y la Universidad de Columbia, ambas en Estados Unidos, desarrollaron un método novedoso para rastrear la actividad de moléculas pequeñas en el cerebro, incluidos los neurotransmisores serotonina y dopamina. Combinando diminutos receptores artificiales con dispositivos semiconductores que pueden funcionar en tejido vivo, el equipo pudo observar sustancias químicas cerebrales con un alto nivel de detalle.

La investigación, cuyos resultados se reflejan en un artículo publicado en la revista ‘Science’, es parte de la Iniciativa BRAIN, una colaboración a gran escala entre el gobierno, la industria privada, organizaciones sin fines de lucro y numerosos colegios y universidades.

“Comprender los fundamentos de cómo se produce la neurotransmisión nos ayudará a entender no solo cómo funcionan nuestros cerebros, sino también lo que está sucediendo en los trastornos psiquiátricos –dice Andrews–. Para avanzar con tratamientos dramáticamente mejores, debemos comprender cómo codificamos la información sobre la ansiedad o el estado de ánimo, procesos que pueden salir mal, a veces con consecuencias devastadoras”.

“La idea de este proyecto comenzó hace 20 años –explica la investigadora principal, Anne M. Andrews, profesora de Psiquiatría y Química en UCLA–. Nació de una necesidad crítica en mi propia investigación sobre la serotonina. Mi grupo estaba utilizando la última técnica de monitorización in vivo, pero se hizo evidente para mí que la mejora de los métodos en la mano no iba a ser suficiente para proporcionar la resolución necesaria. Necesitábamos una estrategia de detección totalmente nueva”. Esto llevó a la colaboración con Paul Weiss, profesor de Química y Ciencia de los Materiales en UCLA.

Andrews imaginó acoplar receptores artificiales con una plataforma de señalización a nanoescala. Sin embargo, un obstáculo importante fue que los transistores necesarios, que son unidades básicas de ordenadores y teléfonos celulares, y que se necesitan para procesar una señal, no funcionan bien en ambientes húmedos y salados.

El semiconductor

“El caballo de batalla de cualquier transistor es el semiconductor –explica Andrews–. Pero cuando lo pones en agua salada, los iones de sal –átomos cargados– se alinean en la superficie del semiconductor, y lo protegen, evitando la detección de cambios en el campo eléctrico. La pregunta era, ‘¿cómo podemos aprovechar la poderosa ciencia y la sensibilidad de los transistores existentes para usarlos en entornos con alto contenido en sal como el cerebro?”. Una colaboración con Yang Yang, un profesor de ciencia de los materiales en la UCLA, proporcionó al equipo materiales de semiconductores a nanoescala de alto rendimiento.

Mirar hacia la naturaleza es a veces más efectivo que idear métodos totalmente nuevos, según Andrews. Entonces, esta experta se asoció con el profesor Milan Stojanovi y el doctor Kyung-Ae Yang, ambos de Columbia, que estaban usando secuencias de ácido nucleico como receptores. Una ventaja de estas biomoléculas es que son más pequeñas que los receptores de proteínas más voluminosos utilizados por las células nativas y otros investigadores para los biosensores.

“Nuestro avance fue que utilizamos un tipo diferente de receptor que estaba inspirado biológicamente, después de todo, la vida comenzó con ARN”, subraya Andrews. Los investigadores de Columbia desarrollan secuencias de ácido nucleico que actúan como receptores, llamados aptámeros, que son lo suficientemente pequeños como para que una parte se acerque a las superficies semiconductoras. Y en esto, hemos superado el problema de “protección de sal”.

En el nuevo documento, el equipo identificó y evaluó con éxito los receptores de la serotonina, la dopamina y la glucosa. De esta forma, los autores descubrieron que los receptores son extremadamente selectivos, y solo unen las moléculas a las que fueron diseñadas para unirse. El sistema fue exitoso incluso en tejido cerebral vivo de ratones.


NOTAS DESTACADAS
“Hace 30 años había tres o cuatro mamógrafos”, pero ahora se han multiplicado en todo el país, informó Luongo, en el marco del acto por el 30.º aniversario de la organización, realizado este lunes 12 en la Torre Ejecutiva.
Sólo el 53% de los chicos de entre 13 meses y 4 años que hasta fin de mes deben recibir una dosis extra de la vacuna contra el sarampión accedió a la protección.
En la Universidad ISALUD, se realizó la presentación de la 8° Actualización de la Estimación del Gasto Necesario para Garantizar la Cobertura del Programa Médico Obligatorio, trabajo realizado por Prosanity Consulting y la Universidad.
El Grupo de Medicina Privada SanCor Salud abrió un nuevo Centro de Atención Regional en la ciudad de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires.
El 90% de los afectados padecen de diabetes tipo 2, que se debe a un estilo de vida poco saludable. Fundación Barceló se suma al lema “Familia y diabetes” y busca concientizar a los familiares sobre la importancia de la prevención.
El objetivo final es que esté disponible en centros de salud, en particular, para pacientes de hospitales públicos.
NOTAS PUBLICADAS
rehabilitacion_3
Junto a autoridades de la Agencia Nacional de Discapacidad, el Secretario de Gobierno de Salud de la Nación destacó que la inclusión de las personas con discapacidad está fuertemente alineada con la ampliación de la cobertura efectiva de salud.
marcador
Los investigadores dilucidaron el rol determinante de la fosfotidilcolina, que es el fosfolípido más común en los tejidos humanos, en el desequilibrio de la cascada de la coagulación, lo cual resulta en el dengue hemorrágico.
investigación
Construidas mediante la estrategia “Bottom up”, las células sintéticas y otras creaciones comienzan a unirse y pronto podrían poner a prueba los límites de la vida.
Sin título
En la Academia Nacional de Medicina, se presentó este importante texto digital que estudia integralmente, en sus cuarenta capítulos, esta estrategia aceptada y recomendada para los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030.
DESTACADOS DE HOY