Home
Newsletter
Videos
Charlas de Quirófano
Contacto
Auspiciantes
SEMINÁRIO DE ÉTICA EN EL GERENCIAMIENTO DE LA SALUD ROMA 2018.
Se desarrollará en la ciudad de Vaticano, destinado a crear el concepto de la bioética en la toma de decisiones en los gerenciadores del sistema de salud.

Pre-Inscripción y más información >>
El camino de Argentina para eliminar el paludismo

Viernes 24 Mayo, 2019 en  Actualidad

Después de décadas de arduo trabajo, a partir de 1970 Argentina estableció su propio camino para eliminar la malaria y dirigió sus esfuerzos a la región norte del país, donde la carga de la enfermedad era mayor.

argentina-libre-paludismo

“¿En algún momento el niño tuvo chucho?”, le preguntó, un día de 1987, Felipe Sánchez, agente sanitario de la ciudad Salvador Mazza, en Salta, a una madre con su hijo enfermo en brazos. El “chucho” es todavía hoy el nombre popular con que se conoce al paludismo o malaria.

La madre le dijo a Sánchez que había llevado a su hijo a distintos hospitales, pero que la fiebre persistía. Aunque llevaba poco tiempo como agente sanitario, Sánchez conocía los síntomas de la enfermedad. Ese año el brote de malaria en la zona “era impresionante”, recuerda. El niño dio positivo en la prueba, y ese mismo día el agente le llevó la medicación para iniciar el tratamiento. “La madre estuvo agradecida toda la vida”, dice Sanchez, casi 30 años después desde una sala del hospital de Salvador Mazza antes de comenzar su recorrido.

Luego se trazaba un círculo en un área que se quería controlar. Se determinó cuál era el rango de temperatura, humedad y vuelo de la hembra de Anopheles, que es la que transmite el paludismo y que puede volar más de un kilómetro.

Trabajos como el de Sánchez en su comunidad fueron los que llevaron a que Argentina reciba esta semana el certificado de país libre de malaria de la Organización Mundial de la Salud, y se convierta, en el segundo país de la región de las Américas en recibir esta certificación en los últimos 45 años.

Después de décadas de arduo trabajo para reducir los casos de esta enfermedad, a partir de 1970 Argentina estableció su propio camino para eliminar la malaria y dirigió sus esfuerzos a la región norte del país (Salta, Jujuy y Misiones), donde la carga de la enfermedad fue históricamente mayor.

Alta cobertura con rociado residual en interiores, diagnosticar la enfermedad mediante microscopía, iniciar investigaciones de casos para comprender dónde se encontraban las infecciones en curso, tratamiento de casos, vigilancia activa de malaria, y la colaboración entre países fronterizos fueron claves en este éxito.

Entre 2000 y 2011, Argentina trabajó con Bolivia en su lado de la frontera para rociar más de 22 000 hogares con insecticidas, diagnosticar y tratar casos. Durante este período, el número de casos de malaria autóctona en Argentina pasó de 440 a cero. Argentina registró su último caso autóctono de malaria en 2010. Pero la historia de eliminación había comenzado mucho antes.

Paterson, un pionero

Carlos Miguel Ripoll, médico y actual? director de Sanidad de Jujuy, dice que nació en Argentina “gracias al paludismo”. Su abuelo materno había llegado desde España a llevarse a su hermano que estaba muy enfermo de paludismo “pero éste murió antes y mi abuelo se quedó en Jujuy”, explica Ripoll, que recorre una sala del Hospital llamada “Dr. Guillermo Paterson”, en la ciudad jujeña de San Pedro.

Paterson era escocés y fue el primero en Argentina en identificar a principios del siglo XX el parásito productor del paludismo. Lo hizo con un microscopio iluminado solo por un mechero de aceite. Paterson desarrolló buena parte de sus investigaciones en el ingenio La Esperanza, donde trabajaba el hermano del abuelo materno de Ripoll.

En Argentina el paludismo presentó dos características diferentes. En la zona noroeste era una enfermedad endémica causada por el Anopheles, que estaba presente en las épocas de mayor calor y lluvias. Es un mosquito que requiere de un curso de agua corriente de baja profundidad, bien aireada y al sol para que se desarrollen algas verdes que alimentan la larva’’.

En el noreste del país, en cambio, el brote de paludismo aparecía cuando los mosquitos llegaban con las crecidas de los ríos en Paraguay y Brasil, que en Argentina formaban esteros que propiciaban la reproducción del insecto. “Eso se mantuvo hasta que en 1931 fue designado responsable del control del paludismo en Jujuy el médico Carlos Alberto Alvarado”, recuerda Carlos.

Alvarado y el modelo de atención primaria

Ripoll es discípulo de Alvarado, responsable de desarrollar el Plan Policía de Focos, que consistía en construir obras de infraestructura para darle mejor tránsito a los cursos de agua y así impedir el desarrollo de las larvas de mosquito.

“Luego se trazaba un círculo en un área que se quería controlar. Se determinó cuál era el rango de temperatura, humedad y vuelo de la hembra de Anopheles, que es la que transmite” el paludismo y que puede volar más de un kilómetro, resalta Ripoll. Entonces, se realizaba un círculo en el perímetro que se quería proteger, otro a un kilómetro de allí y un tercero a un kilómetro del anterior. “Cuando estaba saneada esa zona interior, se continuaba con la siguiente. Así, en el transcurso de dos o tres años, se logró una disminución significativa de los casos, alrededor del 60%, sin aplicar insecticidas”, indica el médico.

Después de la Segunda Guerra Mundial, también por gestión de Alvarado, Argentina accedió al Dicloro Difenil Tricloroetano (DDT), y su aplicación redujo en dos años el número de casos que las autoridades se habían planteado eliminar en cinco. El paludismo “quedó prácticamente cercado en pequeñas zonas. En Jujuy, los últimos casos fueron en 2005″, explica Ripoll.

En 1966, ya retirado de la OMS donde fue jefe del área de malaria a nivel mundial, Alvarado volvió a Jujuy donde como ministro de Salud presentó el Plan de Salud Rural, que creó la figura del agente sanitario: un habitante de la comunidad, del mismo color, etnia e idiosincrasia de la población a la que tenía que controlar. Además, tenía que llevar un buen mensaje de prevención y promoción de la salud, tener un buen par de piernas para caminar y un corazón grande para hacer el bien”.

El rol clave del agente sanitario

El agente sanitario tenìa por misión acercar el servicio de salud público a las poblaciones más lejanas y vulnerables. Su responsabilidad era tener un contacto cotidiano con los habitantes y consultarles si alguno de ellos estaba enfermo en el último tiempo. También tomaban muestras de sangre y las analizaban en el mismo lugar Ante la sospecha de un posible caso de paludismo, lo reportaban al hospital y también a las brigadas, que rápidamente fumigaban la vivienda.

Entre septiembre y marzo de cada año se realizaban operativos de vigilancia de la enfermedad en el noroeste y noreste argentino. “Eran días agotadores porque lo hacíamos en una temporada de intenso calor, humedad y lluvias”, destaca Mario Zaidenberg, que durante 24 años fue jefe del Programa Nacional de Paludismo hasta su retiro en 2017.

Zaidenberg fue uno de los referentes del llamado plan ArBol, puesto en vigencia en 1996 por los gobiernos de Argentina y Bolivia para combatir el paludismo ante un aumento de casos.

La herencia de los brigadistas

Horacio Rodríguez, jefe de la Base Nacional de Control de Vectores de Salta, considera que por las condiciones en que se llevaban adelante los operativos en el territorio contaron, acaso, con una ayuda divina. “Cuando no había un lugar para dormir lo hacíamos al aire libre. Había zonas a las que no podíamos llegar con camionetas, así que lo hacíamos a caballo o mula. Caminábamos al borde de precipicios y con los pies empapados por la humedad”, relata.

El trabajo del brigadista parece heredarse. En la ciudad de Orán, Antonio Rodríguez se siente “orgulloso” de que su hijo, Cristian Andrés, se haya incorporado a las brigadas de fumigadores. “Cuando era niño veía que mi padre se iba de casa por días o meses. De a poco empecé a entender de qué se trataba su trabajo”, relata el joven.

Una vez lograda la certificación de la eliminación, asegura Zaidenberg, el desafío consistirá en mantener la capacitación de profesionales en la detección de la enfermedad. “Me da mucha emoción llegar a esta instancia. Esto no hubiera sido posible sin el compromiso de las personas que viven en parajes escondidos, que fueron capaces de tener una actividad atenta y responsable en la detección de pacientes con paludismo”, culmina.


NOTAS DESTACADAS
Se realizará del 20 al 23 de noviembre en la Ciudad de Salta.
Cuenta con una planta permanente de más de 25 profesionales y es el único centro que brinda el servicio de diálisis en esta localidad entrerriana.
Los médicos del servicio de diabetes estarán mañana en el hall central de 9 a 13 hs realizando controles de glucemia capilar y brindando información; y por la tarde en planta baja de los Consultorios del Pasaje de 14.30 a 17 hs.
La sección Diabetes del servicio de Endocrinología y Medicina Nuclear del Hospital Italiano de Buenos Aires invita a la comunidad a las actividades de conmemoración del Día Mundial de la Diabetes.
Solo la semana pasada se confirmaron cuatro nuevos casos, de acuerdo con la información que difundió la Secretaría de Salud de la Nación. El último detectado, también de la localidad bonaerense de Moreno.
Las bebidas alcohólicas están contraindicadas en casos de hepatitis C, pero más de 200 mil argentinos pueden estar ingiriendo alcohol sin saber que tienen el virus.
NOTAS PUBLICADAS
rubinsteinybouhid
Además, en el marco de la firma del comodato, el ministro de Salud de Jujuy, Gustavo Bouhid, celebró que gracias al trabajo conjunto por primera vez en la historia Jujuy logró bajar a un dígito la mortalidad infantil.
IMG4689
La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, explicó que las medidas son para facilitar los trámites de las personas que tienen sus propios emprendimientos y que se han visto afectados por la contingencia que vive actualmente el país.
bacteriofago
Un equipo de investigadores del King’s College de Londres y la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego, aplicó por primera vez con éxito la terapia con bacteriófagos.
CSMCHuaral
La Dirección Regional de Salud Lima inauguró, con el apoyo del Ministerio de Salud, dos nuevos Centros de Salud Mental Comunitarios que beneficiarán a más de 85,000 habitantes.
DESTACADOS DE HOY